20mlogo

Los mayores están comprando casas minúsculas para vivir libremente sus años dorados

Olvídemos la vida asistida o los vehículos recreativos, cada vez más personas mayores están adquiriendo casas minúsculas para pasar su jubilación.

De hecho, una encuesta de 2015 descubrió que el 30% de los residentes de casas minúsculas tenían entre 51 y 70 años de edad, haciendo de los jubilados una parte enorme del movimiento del hogar pequeño. Como resultado, cada vez hay más empresas que se especializan en residencias pequeñas equipadas con comodidades especialmente diseñadas para este específico perfil demográfico.

 

Sausage Nonnas Foto: Sausage Nonnas

 

Por ejemplo, en 2013 a la edad de 72 años, Bette Presley decidió reducir su vivienda, no quería una autocaravana sino una pequeña casa, decidió que quería que fuera móvil pero con todas las comodidades del hogar. Su "apartamento" de 15,4 metros cuadrados también le permite vivir desconectada de la red eléctrica, gracias a los paneles solares, y fue construido sobre ruedas para que pueda disfrutar la vida en la carretera.

En el caso de Shirley Louiselle, se trataba menos de movilidad y más de reducción personal. Sintiéndo que no necesitaba más espacio, la pequeña casa  construida por su nieto fue la inspiración para su negocio Next Door Housing. La empresa incorpora toques de accasibilidad para mayores, como encimeras y armarios bajos, cuartos de baño accesibles para sillas de ruedas, etc. Otras compañías como MEDCottage comercializan sus casas como alternativas a la vida asistida. Sus soluciones, cariñosamente conocidas como "granny pods", incluso tienen sistemas inteligentes que recuerdan a las personas mayores cuando tomar sus medicamentos y pueden ser comprados como autocaravanas o simplemente para instalar en una parcela de tierra.

Algunos ancianos no piensan en estos hogares como un plan de jubilación, sino más bien como un movimiento empresarial inteligente. Las Sausage Nonnas son tres abuelas italianas que viajan en sus pequeñas casas para cocinar en unos eventos llamados Sausage Sundays.

 

Más y más personas de la tercera edad están optando por casas pequeñas en lugar de autocaravanas o vida asistida. Este modelo de Tumbleweed Houses fue incluso personalizado con una bañera de hidromasaje y porche cubierto.

Sausage Nonnas 2

Foto: Tumbleweed Houses

 

A sus 72 años, Bette Presley diseñó una cabina móvil de 15,4 metros cuadrados que está equipada con paneles solares para vivir fuera de la red.

Sausage Nonnas 3


Las abuelas trabajadoras, conocidas como Sausage Nonnas, utilizan sus diminutas casas para viajar por el país y cocinar para los Sausage Sundays.

Sausage Nonnas 4

Photo: The Tribune

 

En el siguiente video podemos ver a Shirley Louiselle hablando de la pequeña casa que su nieto construyó para ella y cómo inspiró su nuevo negocio.

h/t: Inhabitat

logo