20mlogo

ARTE-ilustracion

Kazuhiro Hori y sus inocencias interrumpidas

Vivimos en una sociedad de Midas, todo lo que tocamos se convierte en producto. Nosotros mismos somos el objeto, el reflejo de una cultura mundial alienada y consumista. Hemos colaborado a transformar la realidad en una ficción industrial hipersexualizada. Pero, ¿cómo afecta todo esto a las mentes más inocentes? Kazuhiro se hace esta pregunta cada vez que realiza una obra.

 

Por Adela M. Sevilla

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 1

 

Seguro que alguna vez os habéis preguntado qué les pasa a los japoneses con la figura de la colegiala adolescente. Aparece en todos lados, siempre con esa mirada perdida y las piernas arqueadas. Tiene su explicación. En las últimas décadas, las estudiantes de secundaria se han convertido en símbolo de inocencia e ingenuidad en el país nipón, lo que también las ha colocado en el número uno del ranking de la perversión. El porno se ha hecho con la delicadeza de esta imagen y el hentai la explota salvajemente hasta destrozarla.

Kazuhiro Hori, consciente de esta aberración, da a estas jóvenes estudiantes un papel protagonista en su obra para criticar la falsa moral de su comunidad, capaz de enaltecer la belleza de la pureza para luego estrellarla contra el suelo y violarla.
Son niñas vestidas con el clásico uniforme de colegio, con faldas cortas azules y plisadas, camisas blancas con detalles marineros, lazos rojos, largos calcetines azules y zapatos Kiowa. Aparecen en sus pinturas asediadas por grandes peluches que las devoran y las atosigan, rodeadas por un ambiente pegajoso cubierto de nata que pone a su alcance todo tipo de chucherías, juguetes, caramelos y píldoras de dudosa procedencia.

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 2

 

Cada escena muestra un universo de lo femenino desde un punto de vista erótico que a menudo toca el cielo de lo fetichista. Provoca un impacto visual que choca contra la retina del espectador, que no consigue distinguir en un primer vistazo lo terrorífico del entorno que rodea a estas chicas. Osos mutilados, juguetes que pretenden penetrarlas, mermeladas que caen sobre sus caras y cremas que simulan la sangre de sus venas cortadas, son algunos ejemplos de la simbología que Hori utiliza para explicar, sin ningún tipo de sutileza, las barbaridades a las que están expuestas las jóvenes.

Las presenta desprotegidas, vencidas, acosadas por un mundo consumista que nos les deja ver más allá, sometidas por pasiones adultas que las obligan a abrir los ojos antes de tiempo sin su consentimiento. Es la realidad del día a día que sufren las mentes infantiles llevada a la exageración, aunque no por ello deja de ser verdad.

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 3

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 4

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 5

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 6

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 7

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 8

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 9

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 10

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 11

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 12

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 13

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 14

 

Kazuhiro Hori adolescentes secundaria 15

Por Adela M. Sevilla

via Kazuhiro Hori

logo

    
×
¿Te gustan nuestros contenidos?

Recibe nuestra Newsletter quincenal con artículos exclusivos de arte, erótica, estimulante y lifesyle.