Balthus, el controvertido pintor que rechazó las convenciones del mundo del arte

En 1967 la Tate Gallery de Londres organizó una exposición de Balthus y pidió al artista que esbozara los datos biográficos que deseara incluir en el catálogo. A lo que él respondió: "La mejor manera de comenzar es decir: Balthus es un pintor del cual no se sabe nada. Y, ahora, contemplemos sus obras". Al seguir el consejo de Balthus y contemplar sus obras nos damos cuenta de que todo lo que habría que saber está en ellas. Las pinturas de Balthus respiran plácidas. Algo que no sucederá nunca está a la espera, retraído en el mundo, aparte del silencio y la soledad.
 Balthus arte provocativo erotico
 
A lo largo de su carrera, Balthus rechazó las convenciones habituales del mundo del arte.
El gran talento de Balthus como pintor era hacer parecer un cuerpo simultáneamente etereo y sólido, un truco que aprendió del pintor renacentista Piero della Francesca, de sus vírgenes columnares y sus ángeles.
Los cuadros que mostramos son obras maestras, de una belleza inquietante, pintada en un estilo que Balthus llamaba "realismo atemporal.
 
Balthus arte provocativo erotico 2
 

Algo importante que comentar sobre Balthus. La historia del niño y el gato, Mitsou, que contiene su libro de dibujos, no será más que la antesala a la creación de un símbolo que persistirá a lo largo de toda su vida. El gato es el alter ego de Balthus, su doble inconfesado. Es el elemento simbólico que lo suspenderá eternamente en el tiempo de la infancia.

Mitsou, anuncia el mundo infantil al que Balthus no renunciará nunca, a la vez que funciona como arquetipo que representa el animal que habita en nuestra naturaleza. El gato es una criatura sensual, escurridiza, furtiva, que puede domesticarse, pero su condición salvaje y depredadora, no cesará nunca. La paciencia de los gatos guarda una relación con el tiempo, están a la espera, al acecho de la hora inmóvil. Tanto los gatos como los otros personajes que aparecen en las obras de Balthus, son presencias fantasmales. Baudelaire ve la hora en los ojos de los gatos: "En el fondo de sus ojos adorables veo siempre la hora claramente, siempre la misma, una hora ancha, solemne, grande como el espacio, sin divisiones de minutos ni de segundos: una hora inmóvil que no marcan los relojes”.

 
Balthus arte provocativo erotico 3
 

En sus tiempos de juventud, Balthus, era provocador, controvertido, polémico. Incluso llegaron a llamarlo "el Freud de la pintura", y es que es el heredero de la tradición de un extenso linaje de pintores voyeurs que llegaron antes que él: Boucher, Ingres, Degas, Toulouse-Lautrec, Bonnard. Y hasta ahí es del todo tolerable, pero como Freud, Balthus, descorre las cortinas para dejarnos frente a frente con una verdad profunda y aterradora de nosotros mismos. Salen a la luz aquellas escenas de intimidad que debieron permanecer en el reino de lo privado. Hablamos de la metamorfosis del cuerpo y del ser femenino. De retratos de pubescentes que despliegan, inocentes, un erotismo excepcional. Hablamos de ritos de iniciación que marcan el paso de la infancia al dominio adulto.

 
Balthus arte provocativo erotico 4
 
El tema de la temporalidad en la obra de Balthus es escabroso, no se ciñe únicamente a la duración, es decididamente más complejo, imposible de historiar. Trata de un tiempo suspendido, un tiempo que no se rige por la sucesión o por el desarrollo lineal propio del tiempo como proyecto de nuestras civilizaciones. No es el tiempo de la historia en el que hay un punto fijo de partida, un transcurso recorrido y finalmente un punto de llegada. Este tiempo impregnado de valores lógicos se apoya en su final: la muerte.
 
Balthus arte provocativo erotico 5
 
Por el contrario, en la obra de Balthus no existe la muerte, la decrepitud del cuerpo o la decadencia. Balthus suspende el tiempo en el preciso momento en el que éste da cuenta del milagro de la vida. El tiempo, en Balthus, es vital. Retrata el tiempo de la infancia, es decir, retrata el mundo desligado del tiempo que son los años de la infancia. Un tiempo que se encuentra en el ?fuera de escena? de la conciencia. Y más, un tiempo anterior a la conciencia misma del tiempo. Más que la temporalidad de la historia, se avoca a la temporalidad del mito: arcaico y primitivo. Repetición y eternidad que redunda siempre en las mismas escenas, los mismos estados de ensueño, los baños de sol, la placidez, el deslumbramiento erótico, la meditación, el juego, el azar y la espera.
 
Balthus arte provocativo erotico 6
 

Se le llegó a acusar de pintar lolitas libidinosas, a lo que Balthus respondía: "Lo único que he pintado son ángeles. Toda mi pintura es religiosa". Y sí. La fragilidad y violencia del estado de indistinción femenino que refleja Balthus en sus obras tiene más que ver con una indeterminación sagrada, que con una sexualidad patente, propia de la edad adulta. Hace visible el punto ciego de los ritos iniciáticos, de las metamorfosis que culminan con la madurez. Si los juegos espectrales de estas personitas resultan incómodos es porque en conjunto reflejan los fantasmas de la cultura.

 
Balthus arte provocativo erotico 7
 
Balthus arte provocativo erotico 8
 
Balthus arte provocativo erotico 9
 
Balthus arte provocativo erotico 10
 
Balthus arte provocativo erotico 11
 
Balthus arte provocativo erotico 12
 
Balthus arte provocativo erotico 13
 
Balthus arte provocativo erotico 15
 
Balthus arte provocativo erotico 17
 
Balthus arte provocativo erotico 18

logo

    

 

Uso de cookies. Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.