Buffalo 66, una película sobre corazones rotos

  • Cine

Paradigma del cine "indie" americano, esta pequeña joya dramática dirigida por Vicent Gallo, se ha convertido ya en todo un clásico de los noventa y que nos apetece animaros a recordar.

 

buffalo 66 two

 

Hablamos de un proyecto muy personal de Gallo (que además de dirigir y actuar, se hace cargo del guión y de la música), dando forma así a esta metáfora visual que anda entre el surrealismo y una especie de cuento no exento de rareza.

Billy Brown (Vincent Gallo) sale de prisión y planea vengarse del culpable de este encarcelamiento. Pero las cosas se complican cuando se cruza con Leyla (Cristina Ricci), una joven y misteriosa chica a la que secuestra y utiliza para que finja ser su esposa delante de sus padres.

La película sigue a éste peculiar personaje por su ciudad natal entre los lugares y las personas que le vieron crecer. Cargado de inseguridades y nervios, contradictorio e impredecible, marcado por la falta de cariño y su imposibilidad de crear ni recibir afecto, tratará de sobrevivirse a sí mismo.

 

 

Un retrato crudo, doloroso, intenso que cede momentos a la poesía y la lírica nos invita a un viaje emocional junto a personajes rotos por dentro, caricaturas desfiguradas de seres humano.

La película además cuenta con un fino sentido del humor, y momentos descacharrantes (la visita a casa de los padres de Billy es antológica, está magníficamente bien rodada, con continuos cambios de punto de vista y de colocación de la cámara) y también dulces y tiernos (la escena del motel, cuando Billy y Layla se acurrucan juntos en la cama, plano completamente opuesto a cualquier connotación sexual pero intensamente emotivo).

 

buffalo 66

 

La película  posee fuerza, ternura, profundidad, humor y grandes dosis de crítica social. Gallo retrata un universo humano de corazones rotos, de seres perdidos en busca de un poco de amor, que es lo único que puede salvarles y sacarles de su condición de nómadas.

El amor, el único camino para encontrar un sentido a sus vidas, una razón para seguir viviendo y para sentir que llegar hasta aquí o allí, ha merecido la pena.

 

VICENT GALLO: WEB

h/t: 39 escalones

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Más información