Pantalla Inquieta: una llamada a los perdidos

  • Cine

 

Son muy peligrosos los días que estamos viviendo de dictaduras encubiertas disfrazadas de falso progresismo que, en muchos casos, nos llevan a creer en la falacia de que se están dando pasos de gigante en lo que se refiere a expresarse libremente, obviando casposos y rancios convencionalismos y dobles morales.

Gracias a Luis Alonso.

 

Portada articulo La LLamada


Hablar y actuar sin tapujos ni tabúes (sin olvidar lo de “mientras no se haga daño a nadie”) sigue siendo una utopía, que, aunque es menos utópica que hace 40 años, continúa en esa estela del largo camino por recorrer, y te das cuenta de ello cuando siguen siendo noticia discursos que, extrañamente, se siguen considerando incendiarios como los de Oprah Winfrey en los Globos de Oro, en contra de los abusos en la industria del cine y a favor de la igualdad de géneros, o el de Javier Calvo en los Premios Feroz, del que tantos nos hemos hecho eco, en pro a ser uno mismo le pese a quien le pese, porque sí, por desgracia, seguimos necesitando que alguien nos dé un meneo de vez en cuando, seguimos perdidos en medio de tanto libre albedrío de cartón piedra.

Y de eso de estar perdidos y responder a las llamadas de nuestro corazón se sigue hablando y se siguen contando historias necesarias, por inspiradoras, por subversivas y por estimulantes, porque todos seguimos improvisando sin rumbo fijo, pero con claras aspiraciones a intentar buscar la felicidad en la autenticidad de ser quienes creemos ser, quienes queremos ser sin miedo, a pesar de juicios externos ajenos y juicios internos propios, agarrándonos a la tranquilidad y la paz que nos proporciona el hecho de que hay más como nosotros ahí fuera que están pidiendo a gritos ser alentados y comprendidos, aferrados a la máxima que reza que mal de muchos, consuelo de todos.


Por tanto, aquí y ahora, tres maneras de hallarse a uno mismo en forma de brújulas ficticias que sí son verdaderos pasos de gigante y que espero que os ayuden en la ardua tarea de encontraros a gusto en el traje de vuestra piel, un traje que os ha tocado llevar siempre y que debe sentaros como un guante.

 

la llamada


“LA LLAMADA”: el arte y la libertad como brújula Javier Calvo y Javier Ambrossi, más conocidos como Los Javis, han puesto patas arriba la comedia y el musical con esta adaptación para la gran pantalla de su propia obra de teatro y que ha tenido
un esperanzador éxito de crítica y público.


Viendo el trailer es todo lo que imagináis y más, es una experiencia religiosa, divertida, diferente, tierna, valiente, absurda, surrealista y, sobre todo, realmente inspiradora, una maravilla al servicio de unas actrices que no hacen más que sumar en cada escena, increíbles Belén Cuesta, Macarena García y Anna Castillo.Y es que todo se resume a que tenemos que hacer caso a nuestras llamadas sean de la índole quesean. Lo hacemos, y ya vemos...

 

ladybird

 

“LADYBIRD”: la ambición y la esperanza como brújula. El leitmotiv de Lady Bird, una adolescente interpretada por la magnífica Saoirse Ronan, es "Hand in my pocket" de Alanis Morissette porque la letra describe a la perfección como se siente, llena de aspiraciones e ilusiones y habla de esa lucha interna que se tiene a los 17 cuando se sueña a lo grande, cuando se pelea por ser alguien aunque se pague el alto precio de dejar atrás toda la vida como la has conocido hasta entonces y aunque hagamos daño a los que más queremos.


"Lady Bird" no cuenta nada que no hayamos visto antes, pero ya se sabe que, muchas veces, no es lo que se cuenta, sino cómo se cuenta, y Greta Gerwig, que hace historia siendo la quinta mujer nominada en la categoría de mejor director en 90 años de premios Oscar, ha reunido todos sus maravillosos tics en este melodrama delicioso que enamora y que hace que las ganas de escapar no se pierden nunca.

 

the end of the fucking world

 

“THE END OF THE FUCKING WORLD”: el amor y la rebeldía como brújula Netflix lo ha vuelto a hacer. La plataforma que es experta en reciclar la nostalgia y el pastiche, como ya ha demostrado con el fenómeno “Stranger Things”, tiene una nueva criatura viral dispuesta a darle a las nuevas generaciones sus propios “Bonnie and Clyde”, sus particulares “Asesinos natos” y lo ha hecho bebiendo del mismísimo Tarantino o de los hermanos Coen.


Todos los que ya han tenido la suerte de disfrutar de esta miniserie han caído totalmente rendidos a los encantos de un elenco de extravagantes y adorables personajes capitaneados por James y Alyssa, dos adolescentes cínicos que, movidos por impulsos arrebatadores, deciden emprender un viaje iniciático al margen de todo y de todos con el amor y la rebeldía como únicos motores y con la ferviente creencia de que el mundo se va a la mierda y ellos con él.

 

Gracias a Luis Alonso: Domestika | Instagram | Facebook

 

 

logo

    

 

Uso de cookies. Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.