Pantalla Inquieta: (Pr)esencia de mujer

En los últimos años la necesaria protesta femenina y feminista, abanderada por el #timesup, el #másmujeres o el #metoo, está dando visibilidad a situaciones que han estado dormidas de manera latente durante demasiado tiempo y que ponen de manifiesto una serie de injusticias y abusos con los que hay que acabar de inmediato.

Por Luis Alonso

Con faldas y a lo loco

 

Los festivales de cine y las entregas de premios cinematográficos siempre han sido el perfecto escaparate para las mejores películas del año, se han enfocado a dar respaldo a la distribución y a la carrera comercial de algunas cintas y son, en la mayoría de los casos, trampolín o consagración para actores, directores y, en menor medida, para otros profesionales de la industria como guionistas o compositores.

Pero de un tiempo a esta parte también se están convirtiendo en plataformas reivindicativas que están haciendo correr ríos de tinta por su enorme alcance mediático, hasta el punto de que puede parecer que el cine queda relegado a un segundo plano, reduciendo una serie de hechos a esa manida expresión de “se nos ha olvidado a lo que veníamos” lo que considero una impresión errónea, ya que cine y reivindicación van de la mano, al igual que reivindicación y vida y cine y vida por extensión, tres factores que se retroalimentan, cada vez más.

El “No a la Guerra” de unos recientes Premios Goya o el #AskHerMore que popularizó Reese Whiterspoon animando a los periodistas a que a las actrices les preguntaran por su trabajo en vez de por sus estilismos en las alfombras rojas, son sólo dos claros ejemplos de que corren aires de cambio y que hay mucha gente que no está dispuesta a seguir callándose.

Muestra de ello será la entrega de los Premios Oscar 2018 que se celebró la noche del pasado 4 de marzo. Este artículo que pretende servir de herramienta para dar fe de esa retroalimentación entre cine, reivindicación y vida y quiere demostrar que las mujeres son de armas tomar, que son igual, o más, válidas, heroínas, luchadoras, competentes, rompedoras y valientes que los hombres, dentro y fuera de la gran pantalla.

 

MILDRED HAYES (Tres anuncios a las afueras)

Mildred es todas las madres coraje, todas las justicieras cabreadas, todas las ex esposas que quieren seguir adelante y todas las luchadoras incansables.

MILDRED HAYES

 

TONYA HARDING (Yo, Tonya)

Tonya es todas las mujeres que batallan por sus sueños, todas las supervivientes que no se dejan vapulear, todas las que siguen en pie aunque sólo hayan aprendido a vivir de rodillas y todas las que se reinventan cuando las despojan de todo.

TONYA HARDING

 

ALMA (El hilo invisible)

Alma es todas las mujeres que viven a la sombra de un hombre endiosado, todas las que aprenden a comprenderlos para así superarlos con luz y muchas dosis de ingenio (y otras cosas).

ALMA

 

MARINA VIDAL (Una mujer fantástica)

Marina es todas las mujeres que han nacido en un cuerpo equivocado, que sólo conocen las adversidades de no ser comprendidas, de ser estigmatizadas por la sociedad y, a pesar de ello, hacer de eso algo extraordinario, hacerse fantásticas.

MARINA VIDAL

 

MÁRIA (En cuerpo y alma)

Mária es todas las mujeres bicho raro de gran corazón que se debaten entre batallar contra una enfermedad mental que les impide tener relaciones sociales porque se salen de los patrones de conducta establecidos, y sentir el amor que crece en un mundo interior que no controla.

MARIA

Por Luis Alonso: Domestika | Instagram | Facebook

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Más información