20mlogo

Cabeceras-SECCIONES-ESTIMULANTE

Pantalla Inquieta: Here comes the sun

La meteorosensibilidad es una patología anímica que sufrimos un alto porcentaje de la población.

Por Luis Alonso

 FotorCreated

En contra de lo que los médicos dicen no tiene nada que ver con las migrañas, los reumas o las alergias, es una enfermedad que se refleja en los diferentes estados que el alma adquiere cuando se producen los cambios de estación y las variaciones climato(i)lógicas; la sintomatología es un conjunto de sensaciones parecidas a las que se tienen cuando se escucha una canción pero prolongadas en un espacio de tiempo más amplio; una canción puede ponernos las entrañas melancólicas como el otoño, la sangre efervescente como la primavera o el humor gélido como el invierno, pero ¿qué nos pasa cuando empieza el verano?

Siempre he estado convencido de que la época estival activa los mecanismos reminiscentes de nuestro cerebro, poniendo patas arriba todos los recuerdos relacionados con la felicidad que proporcionaban acabar el curso, cambiar la ropa de invierno por la de verano, jugar a las guerras con globos de agua como únicas armas, hacer una casa en un árbol, tener las rodillas negras de Junio a Septiembre, conocer a la/el vecina/vecino que venía al pueblo en vacaciones o ir a la playa por alguna carretera secundaria con tus hermanos apiñados en el viejo coche de tu padre.

 

ADVENTURELAND TRABAJO

 

El verano es un soplo de positivismo que funciona como un prozac natural hecho de atardeceres, lluvias de estrellas, arena en los pies, festivales de música, siluetas de pitas, olor a salitre y el sonido del mar yendo y viniendo.

De alguna manera visualizamos esta época como una recompensa a todo el trabajo hecho durante el año, la oportunidad de disfrutar de la verdadera libertad, un periodo de ensoñación pausada en el que estamos mucho más abiertos a ser felices, estamos más receptivos a cualquier plan que conlleve amigos, carretera y atardeceres o somos más susceptibles a los amores fugaces o a los que vengan para quedarse.

El cine, que abarca cualquier temática, también contempla un gran número de películas veraniegas que siempre suponen un placer revisionar o ver por primera vez. Aparcad vuestras preocupaciones y vuestros coches en el autocine más cercano y comenzad bien las vacaciones con estas o vuestras historias.

 

AMISTADES DE VERANO: charlas interminables en la piscina, la primera borrachera, confesiones nocturnas, paseos en bicicleta, aventuras en algún bosque, madurar antes de que llegue Septiembre.

“Kings of summer” (Jordan Vogt-Roberts, 2013

“Cuenta conmigo” (Rob Reiner, 1986)

“Héroes” (Pau Freixas, 2010)

culturainqueita

 

TRABAJOS DE VERANO: necesidad de pasta, en el curro también puedes sentir un flechazo, conocer otros lugares, descubrir la realidad del grisáceo mundo adulto, aceptar responsabilidades.

“Adventureland” (Greg Mottola, 2009)

“Hola, ¿estás sola?” (Icíar Bollaín, 1995)

“Closet Monster” (Stephen Dunn, 2015)

FotorCreated1


AMORES DE VERANO: sentir las mariposas, compartir un refresco, intercambiar discos, los primeros besos, haceros promesas para el próximo año, olvidar o recordar.

“Pauline en la playa” (Éric Rohmer, 1983)

“Todos queremos algo” (Richard Linklater, 2016)

“A primera vista” (Daniel Ribeiro, 2014)

FotorCreated7

 

FAMILIAS EN VERANO: mesas llenas de comida, juegos de mesa, sobremesas interminables, reencuentros, libros, peleas por el mando, gritos, risas, lágrimas y horas de llegada.

“Las horas del verano” (Olivier Assayas, 2008)

“El tiempo de la felicidad” (Manuel Iborra, 1997)

“Vacaciones de Ferragosto” (Gianni Di Gregorio, 2008)

FotorCreated6

 

DRAMAS DE VERANO: relaciones complicadas, búsquedas de identidad, escapar de las normas establecidas, drogas, sexo sin amor y nihilismo incontrolable.

“Mustang” (Deniz Garze Ergüven, 2015)

“Kids” (Larry Clark, 1995)

“Lucía y el sexo” (Julio Medem, 2001)

Fotor

 El verano no es un estado mental, ni una fantasía, es la realidad que nos espera a todos los meteorosensibles de aquí al comienzo del nuevo curso, es el momento de que esa canción que suena en nuestra cabeza nos ponga el corazón festivo

 

Gracias a Luis Alonso: Domestika | Instagram | Facebook

logo