20mlogo

Cabeceras-SECCIONES-LIFESTYLE

Siete pecados sociales: si los pecados capitales fueran redes sociales

Una evidencia de nuestro tiempo es que, en mayor o menor medida, somos esclavos de las redes sociales. Facebook, Instagram o Twitter son algunas de las empresas más importantes del mundo y también las que más influencia tienen sobre nosotros. Cada día se registran en ellas miles y miles de personas y, lo que es más importante, son utilizadas por millones de usuarios diariamente.

5x 12

 

La forma en la que pasamos el tiempo en Internet, cada vez dedicándole más a consumir información e interactuar virtualmente hace que uno pueda traspolar actividades que antes ocurrían en lugares físicos a redes sociales. En cierta forma lugares como una biblioteca, una plaza pública, un restaurante e incluso un prostíbulo, ahora ocurren en línea y con ello sus respectivos pecados.

Un usuario de Twitter se ha convertido en un tuitstar con el siguiente tuit en el que compara atinadamente las redes sociales más populares con los 7 pecados capitales. 

Captura de pantalla 2017 07 11 a las 13.01.46

 

 

El usuario Guarromántico consiguió miles de seguidores en unos días con este tuit que de alguna manera capta nuestros comportamientos y una cierta esencia de estas redes sociales, que están diseñadas para explotar nuestros deseos y debilidades. Aunque se trata de una broma, sin duda genera reflexión ya que muchos de nosotros utilizamos estas redes sociales de una manera en la que sobre todo estamos perdiendo el tiempo, autoindulgiendo en placeres efímeros que nos llevan luego a ciertos trastornos. Esta es la noción de la palabra sin en inglés, algo que es inútil, un error (más allá de connotaciones morales o religiosas).

 

Pawel Kuczynski 7

 

Esta misma idea ha sido explorada por un documental interactivo realizado en sociedad entre el National Film Board de Canadá y The Guardian, titulado también "Seven Deadly Digital Sins". El interactivo muestra como el Internet ha cambiado la vida de diversas personas en las que se encuentran similitudes con los pecados capitales en la forma en la que pasan su tiempo en Internet. Por ejemplo, un cantante que ya no escribe canciones, ahora tuitea.

h/t: Pijama Surf

 

logo