El puente construido a la inversa que une la isla artificial más grande del mundo con Holanda

El acueducto Veluwemeer permite el paso de los vehículos entre islas, pero son los barcos los que pasan por encima de la carretera.

 

puente veluwemeer acueducto holanda fisica imposible portada

 

Cómo sobreponerse al agua fue uno de los quebraderos de cabeza de la humanidad para poder conectar territorios separados por el mar, océanos y lagos, hasta la llegada de los puentes y los acueductos.

La ingeniería ha permitido que terrenos aislados se conecten por carretera sin entorpecer el tráfico marítimo y este tipo de construcciones ya son algo natural para toda la sociedad. Pero en Holanda existe un tipo de infraestructura que parece desafiar toda lógica: el puente Veluwemeer.

 

puente veluwemeer acueducto holanda fisica imposible

puente veluwemeer acueducto holanda fisica imposible 5

 

Con 25 metros de largo y 19 metros de ancho, este peculiar camino no va por encima del agua… si no por debajo. Sus tres metros de profundidad, sumergidos en las aguas del lago que le da nombre, logran conectar el país con Flevoland, la mayor isla artificial del mundo.

El Gobierno de Holanda planteó a los mejores ingenieros del país la idea de crear una estructura que permitiera el acceso de vehículos terrestres y marítimos, así como de peatones. Se barajaron varias opciones, como túneles acuáticos, pero al final se decidió por la más económica y la más original.

 

puente veluwemeer acueducto holanda fisica imposible 2

 

En el año 2002 se inauguró el puente Veluwemeer, una infraestructura que engaña a la vista, un trampantojo de ingeniería que nos trastoca la idea que tenemos de conexión marítima-terrestre.

Aquí, los coches no pasan por encima de los barcos, sino que son las embarcaciones las que creemos que “rompen” la conexión. Una confusión visual que se debe al hecho de que los vehículos circulan justo debajo de lo que vemos en una especie de puente subterráneo.

 

puente veluwemeer acueducto holanda fisica imposible 3

 

La imagen es tan llamativa y el entorno de Flevoland tan mágico, que hasta los propios peatones cuentan con bancos y espacios de descanso a lo largo de la estructura para poder pararse a admirar lo que les rodea.

Es imposible no maravillarse con el puente Veluwemeer, una obra maestra de la ingeniería que nos demuestra que aún nos queda mucho por conocer y descubrir.

 

 

Por