reciclaje

Don Justo, de 93 años, lleva 58 años construyendo solo su propia catedral

Un día Don Justo hizo una promesa; tras dejar el trabajo que tenía como agricultor, y llevado por su enorme fe, se unió a los monjes trapenses hasta que, 8 años después, enfermó de tuberculosis; durante ese tránsito, le pidió a la Virgen María que le ayudara a superar la enfermedad y que si lo hacía, levantaría una catedral en su honor y con sus propias manos. Ésta es la historia de la Catedral de Don Justo.

 

Cultura Inquieta logo