Bellas y desconcertantes esculturas de niños cubiertos de plumas

El arte, desde los orígenes de los tiempos, está ahí para movernos y conmovernos. Para hacer que nos dé un vuelco el corazón, se ponga patas arriba todo tipo de razón y nos arda la conciencia. 

 

01 feather child

 

Visiones personales, expectativas y temores sobre una sociedad tecnológicamente súper avanzada, la escultora británica Lucy Glendinning creó la instalación: El niño emplumado, una metáfora que se convirtió en pregunta y temor ante un muy posible futuro: ¿será el hombre capaz de soportar las consecuencias de la manipulación genética?

 

02 feather child

 

Estas esculturas de niños cubiertos de plumas, invitan al espectador a reflexionar sobre la realidad de tales creaciones fantásticas, pero absurdas, en un mundo en el que estas posibilidades podrían convertirse en realidad. ¿Seremos capaces de resistir la alteración de nuestras capacidades físicas si tuviéramos la capacidad de cambiarlas? Por otra parte, ¿el hombre va, como Ícaro, a desafiar sus capacidades sólo para encontrarse ante una caída que terminará con él?

El niño de las plumas tiene su origen en la fascinación de Glendinning con visiones de una sociedad futura y cuestiona, ¿hasta dónde puede progresar la humanidad antes de que todo se caiga a pedazos?

Para Glendinning, el arte es la principal herramienta para la investigación de temas psicológicos y filosóficos. Y encuentra en el cuerpo humano el mejor y más efectivo  medio semiótico.  
 

03 feather child

04 feather child

05 feather child

06 feather child

07 feather child

08 feather child

09 feather child

Lucy Glendinning: Web | Instagram

 

Cultura Inquieta logo