Michelangelo Buonarroti es posiblemente el artista más grande que jamás haya existido

Michelangelo Buonarroti es posiblemente el artista más grande que jamás haya existido

Michelangelo Buonarroti (1475-1564) es posiblemente el artista más grande que jamás haya existido. Además de su talento inherente, que por si solo habría allanado el camino de su grandeza, dos eventos le ayudaron a alcanzar más altas cotas: nacer durante el período más fértil para el arte occidental y hacerlo en el país más desarrollado artísticamente de la época: la Italia del Renacimiento.

 

Michelangelo elevó el estatus del artista por encima del nivel del artesano. Sus profundas convicciones religiosas se manifestaron en su arte. Para él, el cuerpo era la cárcel del alma. Mediante el uso del movimiento, de las formas monumentales y del gesto para expresar los impulsos espirituales, abrió nuevas perspectivas artísticas en la dirección del Manierismo y el Barroco.

No sólo fue escultor (su arte preferido), también fue un supremo pintor de frescos (La Creación y El Juicio Final, ambos en la Capilla Sixtina, son suyos), así como arquitecto y poeta.

Michelangelo era un hombre de carácter muy fuerte, que prefería trabajar solo en vez de sufrir a asistentes incompetentes. A menudo perdía los estribos y eso le causaría dificultades. En más de una ocasión tuvo que abandonar proyectos por este motivo, pero afortunadamente para el arte encontró un patrón cuyo carácter era tan fuerte como el suyo: Julio II, que doblegó al artista a su voluntad, y le obligó a pintar, para gran disgusto de Michelangelo, las paredes y el techo de la Capilla Sixtina.

Cultura Inquieta logo