Las flores gigantes de Petrit Halilaj florecen en el Palacio de Cristal de Madrid

La belleza del Palacio de Cristal, ese gigante de hierro y cristal que emerge entre el verdor y las aguas del Retiro, se ha elevado a la enésima potencia con la obra de Petrit Halilaj.

 

etrit halilaj culturainquieta

 

El trabajo de Petrit Halilaj (Kostërrc, Skenderaj, República de Kosovo, 1986) está estrechamente ligado a su biografía, la historia reciente de su país y las consecuencias de las tensiones políticas y culturales en la región. Los recuerdos infantiles, bañados por el drama de la guerra y su condición de refugiado constituyen una constante en su práctica, donde aborda temas como el hogar, la nación y la identidad cultural a través de diversos medios, desde el dibujo y la escultura al vídeo, la instalación e, incluso, la escritura.

En su planteamiento no existe, sin embargo, una ruptura entre lo personal y lo histórico, lo íntimo y lo social, sino una relación, una continuidad que está presente en su intervención para el Palacio de Cristal.

 

etrit halilaj culturainquieta1

 

Quizás por ello, para esta exposición –la primera muestra individual que se le dedica en España– se invitó al artista, medio en broma, medio en serio, a realizar “la pieza de su vida”. Halilaj parece haber aceptado de forma casi literal esta propuesta, haciendo de su experiencia biográfica material artístico: ha convertido el Palacio en un gran nido que conecta el interior con el exterior, a los visitantes con el entorno, abriendo ventanas e instalando estructuras y comederos que atraigan a las aves y otras criaturas que habitan el Parque del Retiro o se encuentran en tránsito.

Los pájaros son un elemento recurrente en su trabajo, simbolizan la transgresión de los límites que el pensamiento moderno establece entre sujeto y objeto, cultura y naturaleza. En concreto, el artista se ha inspirado en el singular ritual de apareamiento de los bowerbirds, que construyen elaboradas estructuras (bowers) y las decoran con objetos coloridos para atraer a la pareja.

La idea de este ritual está muy ligada a su biografía: las grandes flores que decoran el nido, realizadas en un delicado marco de acero y lienzo pintado, son fruto del trabajo colaborativo con su compañero, el artista Álvaro Urbano. 

 

etrit halilaj culturainquieta2

 

Su elección forma parte de la historia personal que les une y tiene el propósito de celebrar su unión: forsythias, semillas de palma, flores de cerezo, amapola, clavel y lirio. Sin embargo, estas referencias, lejos de quedar en el terreno de lo anecdótico, van más allá: al hacer pública su intimidad, esta cobra una dimensión social y política evidente, reclama visibilidad y aceptación; un gesto que adquiere aún más relevancia si atendemos al pasado colonial del Palacio como lugar de exhibición y exclusión, pero también como espacio público.

 

etrit halilaj culturainquieta4etrit halilaj culturainquieta6etrit halilaj culturainquieta7etrit halilaj culturainquieta8etrit halilaj culturainquieta9etrit halilaj culturainquieta10etrit halilaj culturainquieta12etrit halilaj culturainquieta13

 

Petrit Halilaj, A un cuervo y los huracanes que, desde lugares desconocidos, traen de vuelta olores de humanos enamorados
Hasta el 28 febrero, 2021 | Palacio de Cristal, Parque del Retiro, Madrid

Museo Reina Sofía: Web

 

 

Cultura Inquieta logo