"Mi abuela es un hada", un poema de Gloria Fuertes

En la casa de los abuelos, los niños somos eternos, no importa nuestra edad, los abuelos tienen el don de hacernos sentir pequeños, protegidos, infinitos hasta que desaparecen de nuestro lado. 

john atkinson grimshaw spirit of the night
Spirit of the night, de John Atkinson Grimshaw

Volvemos a Gloria Fuertes, la poeta de corazón inmenso, para encontrar el calor y las palabras precisas. Fuertas escribía poemas con final feliz porque en su infancia le dieron muy pocas alegrías. Nació un verano de 1917, “en un parto muy laborioso en el que, si se descuida (su madre), muere para vivirme”. La pobreza obligaba a sus padres a trabajar de sol a sol para sacar a sus cinco hijos adelante y, para distraerse, no le quedaba más remedio que crear amigos imaginarios. También ayudaba a la economía familiar con pequeños empleos y, en sus ratos libres, disfrutaba (siempre a escondidas) de un buen libro, algo que no gustaba nada a su madre.

”Cada vez que mi madre me veía con un libro, me pegaba. No tengo nada que agradecer a mi familia”, escribió una vez con pena. Su madre quería hacer de ella una esposa de provecho, que supiese bordar y cocinar, pero le salió una hija poeta y lesbiana. Por suerte, Fuertes le hizo caso omiso y siguió su lema de vida, que dejó como legado en sus apuntes: “si vales de verdad y quieres algo con todas tus ganas, sales adelante seguro”. 

john bauer hada
John Bauer

Quizá la relación con su abuela fuera diferente y encotrara en ella el amor y la magia propia que tienen las hadas.

 

Mi abuela es un hada, Gloria Fuertes

Mi abuela Mariana,
tiene una cana,
cana canariera.

Mi abuela Mariana,
me cuenta los cuentos
siempre a su manera.

Yo la quiero mucho,
yo la quiero tanto ...
Me ducha, me peina
y me lleva al campo.

Me enseña canciones,
me ayuda a estudiar,
dice poesías,
solemos jugar.

Luego por la noche
mi abuela me vela,
un cuento me cuenta
y cuando me duermo,
me apaga la vela,
Mariana mi abuela.

Mi abuela Mariana,
de paja el sombrero,
el traje de pana,
mi abuela Mariana
no parece abuela,
me parece un hada.

Por 

Cultura Inquieta logo