El extraño canto de Anna Maria Hefele

Su voz parece quebrarse mientras entona. Su garganta produce sonidos armónicos que erizan la piel. Te hipnotiza y a la vez, te estremece.

Ya nos habíamos fijado con anterioridad en su fascinante empleo de la voz en este tutorial de canto polifónico.

 

 

Cuando Hefele sale al escenario, siempre parece que el público contenga la respiración. El silencio es abrumador. La densidad del ambiente crece y crece, hasta que un hilo inconfundible de voz rompe la tensión y libera a los espectadores. Anna María tiene un don en su garganta, un don conocido en el mundo de la música como ‘canto difónico’.
El canto difónico es un canto de armónicos o polifónico, una técnica vocal tradicional especialmente extendida en Asia Central. Al oírlo por primera vez, parece un sonido sacado de una película de terror o de un cassette de los años ochenta en mal estado, pero no, no hay retoque ni deformación, es la voz original y su armonia es embriagadora.

 

 

La técnica polifónica es el resultado de la reverberación que la cantante genera entre su faringe y su boca. Es capaz de sostener dos notas a la vez con una ligera variación, así al escucharla, podemos distinguir distintos sonidos que se completan y se solapan creando una melodía compleja, sin necesidad de instrumentos, a través de un solo individuo.
Hay distintos tipos de canto polifónico. Hefele practica desde 2005 el que tradicionalmente se desarrolla en la región siberiana de Tuva.
En la actualidad, la cantante alemana continua planificando conciertos y sigue participando en encuentros musicales por todo el mundo. Lucha por redescubrir esta tradición ancestral a las nuevas generaciones y trabaja día a día para incluirla en la música contemporánea.

 

Por Adela M. Sevilla

via Anna Maria Hefele

 

Cultura Inquieta logo