101 años sin Claude Debussy, el perseguidor de belleza

Hoy 25 de marzo se conmemora el centenario + uno de la muerte de uno de los padres de la música moderna, que contribuyó como ninguno a desencadenarla de sus viejos grilletes.

Compartimos con vosotros una lista de reproducción con 50 temas introductorios para acercarnos a la obra del genial compositor francés.

 

debussy

 

El 26 de marzo de 1918, a las 10:50 h, un conciso telegrama viajaba desde París rumbo a Guéthary, una pequeña localidad costera vecina de San Juan de Luz: “Claude est mort. Emma Debussy”. El destinatario era el escritor Paul-Jean Toulet, un gran amigo de la familia. La muerte se había producido pocas horas antes, tras una larga y terrible agonía del compositor, que padecía desde hacía años un indomeñable cáncer de recto.

Las muestras de condolencia empezaron a llegar sin cesar al domicilio familiar en la Avenue du Bois de Boulogne. Unas eran formales (“compartimos su dolor de todo corazón”, escribió Ígor Stravinski), otras sentidas y premonitorias (“lloro con usted al maestro de todos nosotros, al glorioso creador de la nueva música”, se lee en el telegrama enviado por Manuel de Falla desde Madrid), otras llenas de dolor y nostalgia (“usted sabe, señora, el agradecimiento infinito que sentiré siempre por el maestro por haber colaborado de una manera tan genial en la primera obra que tuve la dicha de estrenar y que será siempre para mí la más querida”, confiesa la bailarina rusa Ida Rubinstein en referencia a Le martyre de saint Sébastien).  

 

debussy 2

Claude Debussy (1862-1918) fue un pintor sonoro, aunque quizá no sea acertado llamarlo compositor impresionista. Aparte de Degas, sus principales referentes pictóricos fueron los paisajes del inglés William Turner y las estampas del japonés Hokusai, como La gran ola de Kanagawa que pidió reproducir en la edición de La Mer, en 1905.

Prefirió extraer las imágenes musicales de escritores vinculados con el simbolismo francés, desde Baudelaire a Maeterlinck, pasando por Verlaine o Mallarmé, cuyo poema L'après-midi d'un faune le inspiró, en 1894, una de sus composiciones orquestales más conocidas. Creó un mundo de timbres y colores extraordinario y fascinnate, que perfiló las señas de identidad del modernismo musical francés.

 

Compartimos con vosotros una lista de reproducción del canal de Cultura Inquieta en Spotify con 50 temas introductorios para acercarnos a la obra del genial compositor francés:

 

 

 

En lugar de convertir la música en una fuente de poder, como hicieron los alemanes, los franceses optaron por transformarla en una fuente de placer. Frente a lo sublime optaron por la belleza. Rechazaron maximizar lo emocional, lo expresivo y lo psicológico, como los alemanes, y trataron de apartar su música de las pasiones humanas más básicas.

El resultado huía de lo flemático y sudoroso, que representaban Wagner y sus continuadores, en favor de la elegancia y lo exquisito.
Para los alemanes, la música francesa derivó en algo frívolo, mientras los franceses veían a la alemana como un arte pretencioso.

No fue un camino fácil, pues casi todos los compositores galos del momento sucumbieron al influjo de Wagner. La evolución de Debussy marcó la diferencia, pero también el camino con su ópera Pélleas et Mélisande.

 

Claude Debussy - La Mer

 

Debussy fue enterrado el 28 de marzo de 1918, en un día frío y gris, mientras París era bombardeado incesantemente por la artillería alemana en su última y fallida gran ofensiva. Entre los asistentes, desafiando el peligro, estaban su hermano Alfred y Emma Debussy (“Mi Pequeña”, como siempre la llamaba Claude) y su hija Chouchou, por la que el músico sentía una “adoración inmensa” y a la que dedicó Children’s Corner. Tenía entonces tan solo 12 años y moriría el 16 de julio del año siguiente, víctima de la difteria. “Mi tesoro, mi vida entera, lo más precioso que me quedaba —la viva imagen de su padre— también se ha ido. (…) ¡Tenga compasión de mí!”, escribió una desconsolada Emma al violinista estadounidense Arthur Hartmann.


El cuerpo de Debussy se enterró provisionalmente en el cementerio de Père-Lachaise, pero pocos meses después, ya concluida por fin la infernal guerra, se trasladó al cementerio de Passy, donde él había pedido expresamente poder descansar “entre los árboles y los pájaros”. Este domingo su tumba se llenará de flores.

Por Pablo L. Rodríguez y Luis Gago

via El Pais

 

Os recomendamos este artículo relacionado también con el genial compositor francés:

Clair de lune. La Suite Bergamasque de Claude Debussy

 

 

Cultura Inquieta logo