'Barcelona', la canción que forjó la amistad entre Montserrat Caballé y Freddie Mercury

La mítica soprano catalana  Montserrat Caballé (1933) ha fallecido a los 85 años. Caballé fue una gran diva, una de las voces y personalidades más atractivas de la escena operística.

Figura transversal, trascendió el ámbito de la música clásica para convertirse en una mujer muy popular y tremedamente respetada en todos los ámbitos.

Gracias a Verne

 

Freddie Mercury y Montserrat Caballe

 
 

Freddie Mercury cantó a Barcelona para honrar a su admirada Montserrat Caballé. La letra de la canción que los unió relata el momento en que se conocieron. Juntos interpretaron el tema en varias ocasiones y el líder de Queen cumplió así uno de sus últimos sueños.

Pero no pudieron hacerlo durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de 1992. Mercury falleció a causa del sida meses antes. "No siempre tienes la suerte de cantar con alguien que se va, que lo sabe, y estar interpretando con él su último adiós", contaba la soprano en 2012 sobre esta unión.

Caballé comentaba de Freddie Mercury que era una estrella del rock única, porque vendía su voz en vez de su imagen. Procedentes de mundos opuestos, su extraña alianza fue también un ejemplo de tolerancia.

 

Freddie Mercury y Montserrat Caballe 1988

 


De alguna manera, la historia de la canción Barcelona podía intuirse en el guiño operístico del Bohemian Rhapsody de Queen. A Mercury le apasionaba el género lírico y, desde que vio cantar a Caballé en 1983, quiso de inmediato colaborar con ella.

La española interpretaba Un Ballo In Maschera (Un Baile De Máscaras) de Verdi en la Royal Opera House de Londres.

Después de esa función, el británico nacido en Zanzíbar comenzó a cortejar a la soprano a través de su representante, explicaba ella misma en una entrevista concedida a Agencia Efe.

 

 

Su primer encuentro ocurrió cuatro años después de esa noche en la ópera. Fue en el Ritz de Barcelona. Mercury, siempre excesivo en sus formas, se plantó en el hotel junto a su productor, Mike Moran, y con un enorme equipo de sonido. Le mostró a la española cómo sonaría una versión a dúo del tema Exercises In Free Love. Él se había encargado de grabar también la parte de ella recurriendo al falsete.

Además de comenzar a colaborar juntos en un disco, se hicieron amigos. Fue a ella a una de las primeras personas a las que contó que estaba enfermo de sida:.Caballé guardó silencio en tiempos en que el nombre de la enfermedad era tabú y continuaron grabando su disco: "Me lo dijo y tuvimos la oportunidad de crear canciones en las que todas tenían un significado. Estábamos haciendo algo muy especial y eso no pasa a menudo".

 

caballe mercury

 

La intención era inaugurar los Juegos Olímpicos de Barcelona con los dos sobre el escenario cantando el que era el himno oficial del acontecimiento deportivo. Pero la muerte del británico, en noviembre de 1991, impidió que ocurriera.

Antes de fallecer, estuvieron tres años promocionando el tema principal de su álbum conjunto. Su agenda de actuaciones era tan exótica como su amistad -la extraña pareja, les denominaba parte de la prensa británica-. Pasaron por ejemplo por un fiestón de la discoteca Ku de Ibiza, donde optaron por el playback.

El sueño de Mercury se había cumplido, después de haber pasado años declarando a los medios españoles que Caballé era su cantante favorita. Su esperanza era que ella se diese por aludida. Lo recordaba en 1988 ante las cámaras de Informe Semanal (TVE). Era uno de los medios a los que había utilizado para llamar su atención.

 

 

También estuvieron en el festival La Nit, celebrado precisamente en Barcelona. En esta actuación al aire libre, rodeados de un enorme bullicio y con fuegos artificiales como colofón, Caballé pidió que también se usara una grabación.

 

 

De entre los cientos de canciones con Queen y en solitario que grabó Mercury, pidió expresamente que Barcelona fuera una de las que sonaran en su funeral.

Hoy despedimos a la maravillosa cantante catalana quien, durante ha sido durante muchos años una de las más importantes embajadoras de la ópera en el mundo.

Gracias a Verne de El País

 

Cultura Inquieta logo