La historia tras la portada de 'The Bends', el disco que afianzó el mito de Radiohead

La mayoría de las bandas tienen su mayor prueba de fuego cuando sacan un disco que es la continuación de un arrollador álbum de debut; el más difícil todavía ocurre cuando ese álbum de debut incluye un himno generacional como ‘Creep’.

Radiohead negándose a ser uno de esos grupos ‘one hit wonder’, lanzó al mercado mundial en 1995 ‘The Bends’, un segundo disco que incluyó desgarradoras piezas como ‘High and dry’, 'Street Spirit (Fade Out)' o ‘Fake plastic trees’ que pusieron banda sonora al nihilismo de toda una generación que arrastraba el alma y las Dr. Martens al ritmo de sus problemas existenciales.

 

radiohead the bends diseño grafico cultura pop 2
Radiohead en una imagen promocional de 'The Bends'

 

Pero para que Radiohead se haya convertido en patrimonio cultural y musical y una de las bandas más importantes del S.XX y del S.XXI, ha habido otros factores que van más allá de unas composiciones perfectas y una capacidad abrumadora para reinventar su sonido y su esencia en álbumes posteriores como 'OK Computer' o 'Kid A' que abrazaron la electrónica más sofisticada y oscura.

"The Bends" maduró el lirismo emocional y angustiado de la voz de Thom Yorke junto con una orquestación cada vez más compleja que hacía que la banda se distinguiera del grunge estadounidense y del britpop que arrasaba en la década de los 90.

El álbum se basó en las ideas establecidas, pero no completamente desarrolladas de su álbum de debut, 'Pablo Honey'. Definió claramente el talento y el estilo que los llevaría a la vanguardia de la música desde 1992.

 

radiohead the bends diseño grafico cultura pop 1

 

Y en ese esfuerzo por llevar su visionario concepto musical a nuestras habitaciones pre y postadolescentes, Radiohead se empeñó en crear icónicas portadas que han pasado a formar parte de nuestra memoria colectiva.

La famosa portada con un rostro amarillento en mitad de un éxtasis que podría ser de cualquier naturaleza, reforzaba la idea del álbum de usar tecnología analógica para explorar un mundo cada vez más digitalizado.

 

 

El diseñador Stanley Donwood dio perfectamente con la tecla porlo que continuaría trabajando con la banda en todos los álbumes en adelante. Así cuenta Donwood el proceso creativo:

“Contratamos una cámara de video, una cosa grande y cuadrada que tenía que ponerse al hombro. Se necesitaron casetes VHS, y salimos y filmamos cosas que pensamos que serían de alguna manera interesantes; señales de tráfico, símbolos en envases de cartón desechados, alumbrado público.

Reproducimos estas cintas de video en una máquina conectada a un televisor y tomamos fotos de la pantalla. Luego tomamos las películas para fotografiar talleres de revelado y esperamos a ver si alguna de las fotos era buena.

Entramos en un hospital con la cámara y estábamos filmando todo tipo de cosas. No estoy seguro de si realmente estaba permitido o no. Probablemente no. Quería encontrar un pulmón de hierro debido a uno de los títulos de las canciones del álbum, pero los pulmones de hierro no son muy interesantes de ver.

En la sala donde el personal practica la reanimación había unos maniquíes, y uno de ellos en particular tenía una expresión facial como la de un androide descubriendo por primera vez las sensaciones de éxtasis y agonía, simultáneamente. Y esa fue la portada del disco".

 

 

Es así como se hacen las leyendas, desde la iconografía visual y sonora, desde un talento desmedido que nos toca todas las fibras.

 

h/t: Juxtapoz

 

Por 

Cultura Inquieta logo