Hablamos con Nacho Vegas sobre la belleza, el dolor y el poder de la ternura

Con dos décadas de carrera en solitario, Nacho Vegas acaba de lanzar al mundo su nuevo álbum, 'Mundos inmóviles derrumbándose'.

Por mi parte, me doy cuenta de que sigo en pie cuando me emocionan el susurro de ciertas voces, como la de Nacho Vegas; rajada, profunda y que tantas veces me ha estremecido a lo largo de mi vida. Voces que traen mensajes, belleza y melodías que sacuden a golpe de verdades. 

 

 nacho vegas asis ayerbe okh54a9777
Nacho Vegas por Asis Ayerbe.

 

Nacho lleva dentro una llama incapaz de apagarse, de esas que llenan de luz nuestros días oscuros. El asturiano alberga un corazón al trote con la justicia social, con lo poético, con lo perdido y con lo que está por conquistar. Acercarnos a su manera de mirar, ha sido todo un priviliegio, de esos regalos intangibles que se te presentan pocas veces en la vida.

Lo he querido aprovechar para aprender, para reflexionar, para mirar más allá de mis baldosas, para tener la certeza de que aún hay esperanza y de que todo puede mejorar, como por ejemplo, cuando "la flor de la manzana se convierta en sidra", como dice una de las canciones de su nuevo disco. 

 

Nacho Vegas - La flor de la manzana.

    

CI: ¿Qué sostiene en pie el mundo de Nacho Vegas?

Hay varios pilares importantes que sostienen mi mundo, y creo que todos tienen que ver con compromisos que vas adquiriendo a lo largo de la vida. Además, esos compromisos están interrelacionados entre sí.

Yo siempre destaco tres: uno que tiene que ver con el compromiso con tu trabajo, con las premisas en las que se basa el escribir canciones y el deber casi moral de ser honesto con ello. También está el compromiso que estableces con las relaciones afectivas que vas teniendo a lo largo de tu vida. Y el compromiso político, por otro lado. Al final todas esas cosas se tocan entre sí. 

CI: ¿Qué encontraste en Ortigueira? ¿Se puede huir de uno mismo huyendo de un lugar?

[Risas] No, es muy difícil huir de uno mismo. Muchas veces nos hartamos de nosotros mismos, pero estamos condenados a estar con nosotros. Nuestra vidas no se tratan sólo de nuestras obsesiones, preocupaciones o intimidades, por supuesto que también se trata de eso, pero nuestra vida también tiene que ver con el mundo en el que habitamos.

Cuando hablo de los mundos inmóviles en el título del disco, me refiero a los mundos inmóviles que nos habitan y también en los que habitamos. El mundo interior es rico siempre y cuando el mundo exterior también lo sea.

El cambio de perspectiva puede cambiar radicalmente tu vida y la percepción de las cosas. Eso hace que sea posible escribir canciones sobre el mismo tema, pero que al mismo tiempo son muy diferentes.

 

Nacho Vegas - El don de la ternura.

  

 

CI: Sin embargo, las melodías son luminosas como el sol de invierno, ¿cómo vives las contradicciones de la vida para crear?

Bueno, primeramente, aprovechándolas. A mí lo que me gusta mucho de la música popular y que aplico también en mi cancionero es que convivan en él distintas contradicciones, por lo menos paradojas.

Cantar sobre cosas que parten de realidades especialmente complejas o dolorosas, pero debes cantarlas desde la luminosidad para dotarlas de cierta armonía. Cantar como se cantan muchas canciones populares que tratan temas dolorosos, pero son cantadas con melodías alegres para precisamente intentar confrontar esa tristeza.

Mis canciones también contienen y se nutren de ese tipo de contradicciones.

CI: ¿Qué te emociona?

Me sigo emocionando con muchas cosas, por suerte. Creo que en los últimos años lo que más miedo da es cuando pierdes la capacidad de emocionarte e ilusionarte con algo. Para escribir canciones tienes que ser capaz de percibir las cosas con una especie de inocencia y pureza que te permita ilusionarte.

A mí me basta con muy poco, simplemente una palabra amable o una frase cariñosa cuando vas, por ejemplo, a comprar el pan eso puede alegrar parte de mi mañana. 

 

 

 

CI: En momentos de tristeza y soledad, ¿puede salvarnos la música?

No sé si tiene una capacidad sanadora la música o la cultura. Pero por lo menos sí que hemos sentido en los últimos tiempos que nos han acompañado mucho. La música o los libros nos han ayudado a atravesar momentos en los que la soledad se convertía en algo asfixiante.

La cultura te ofrece la oportunidad de asomarte a otros mundos y te proporciona una amplitud de miras que, en esos momentos en los que estás viviendo una realidad asfixiante, te hace seguir confiando en el ser humano.

CI: Tienes una gira por delante, ¿cómo afrontas esta nueva puesta en escena con banda nueva? 

Es un momento bastante emocionante, estoy un poco nervioso porque no sabes cómo va a suceder todo. Ahora todavía tenemos que acabar esta etapa de promoción, tendremos que ponernos a ensayar.

Hemos tenido que suspender unos ensayos por culpa del covid, por lo que de momento vamos a ser menos de los que me gustaría. El hecho de contar con una banda nueva, con la que todavía no he tocado canciones hasta ahora, es muy bonito. Tanto los discos como las giras son trabajos colaborativos en los que te tienes que dejar empapar de la sabiduría de la gente que te acompaña. 

CI: ¿Qué te gustaría leer en los ojos de los que tengan la suerte de verte en directo?

Cuando canto creo que es el único momento de mi vida en el que puedo decir que digo la verdad [risas]. Me paso la vida mintiendo como un bellaco, pero no cuando canto. Al final, las canciones lo que buscan es trascender la verdad de donde parten y me gustaría ver esa verdad reflejada en los ojos de la gente.

CI: El diseño del disco también es una maravilla, lo has hecho junto al ilustrador Miguel Brieva. ¿Cómo se ha hecho posible esta sinergia?

Soy muy fan de Miguel desde hace mucho tiempo y, aunque no lo conocía personalmente hasta que trabajamos juntos en Violética, siempre hemos compartido espacios de debate social y político. Trabajar con él para mí es un auténtico lujo.

La mayoría de la música hoy en día se escucha a través de las plataformas digitales y el hecho de crear formatos físicos para mí es algo muy importante. El disco es algo compartido que además contiene la obra de Miguel.

 

single el don de la ternura definitivo
El don de la ternura. Diseño de Miguel Brieva.

 

CI: ¿Quién te inspira? ¿A quién le das las gracias? ¿Quién o quiénes te salvan y te animan a seguir siendo la voz de los que no la tienen?

Cosas muy sencillas, todo te puede inspirar. Hay un poema que me gusta mucho de Bertolt Brecht que creo que se llama Satisfacciones, que es de los últimos que escribió, en los que habla de cosas que en su vida considera importantes.

Habla del primer sol de la mañana, abrir las ventanas y ver la brisa, ponerse unos zapatos cómodos y el último verso es “ser amable”, y eso me parece precioso. Tengo que dar las gracias a esas pequeñas cosas del día a día, porque al final son lo que te hacen coger fuerzas a veces en momentos en los que te puede la desazón y la desilusión. 

CI: En un mundo en profunda crisis, la luz entra por grietas cuando se tiene fe. ¿En qué crees? (si todavía crees en algo)

Tengo fe en la gente, en el ser humano, aunque no en todas las personas. Hoy en día que está tan moda ese discurso especialmente cínico, sigue siendo importante reconstruir muchos vínculos sociales y colectivos y sigue habiendo muchas batallas que librar, tanto personales como colectivas, y para eso se necesita crear tejidos sociales, en común.

Todavía tenemos fe en la gente, al final somos seres interdependientes, nos necesitamos los unos a los otros y tenemos que poner mucho esfuerzo en construir un mundo juntos.

 

Nacho Vegas - Ramón In.

 

CI: En un tiempo tan gris, tan convulso, ¿cuál es el poder de la ternura?

El cinismo actual, que se manifiesta sobre todo como una forma de sarcasmo cruel, lo percibo como una manera muy evidente y creo que lo contrario es la ternura, que implica reconocer a las otras personas, apoyo mutuo, cuidados mutuos, aprender a cuidarnos.

A través de esos cuidados creo que podemos empoderarnos de manera colectiva y también de manera individual, que a veces confundimos individualismo con individualidad, y eso nos lleva a caer en ciertas actitudes excesivamente cínicas.

Estamos en un momento en el que la ternura juega un papel muy importante, es un arma que infravaloramos y la usamos menos de lo que deberíamos.

CI: ¿Con qué sueña Nacho Vegas?

Uff… me quedan por hacer muchas cosas y hay algunas para las que ya es demasiado tarde. Estamos en un momento de reconstrucción y es obvio que, yo al menos, no voy a asistir al fin del capitalismo, pero me gustaría que por lo menos se pudieran construir los cimientos de un mundo más bonito, más justo, más sindicalista y que eso por lo menos fueran las primeras piedras para un mundo más bonito que este hostil y feo que se nos presenta.

 

single la flor de la manzana b
La flor de la manzana. Diseño de Miguel Brieva.

 

Mundos inmóviles derrumbándose es el mejor álbum del artista hasta la fecha. Esto no es una frase promocional, ni ese lugar común de los artistas cuando dicen, casi siempre porque necesitan creerlo que su última obra siempre es la mejor. En el caso de Vegas, este nuevo álbum revitaliza y pone al día cada elemento que ha servido para convertirlo en un referente musical ineludible para toda una generación, y en uno de los más grandes escritores de canciones que ha dado nuestro país en las últimas décadas.  

Nacho Vegas se ha vuelto a abrir en canal en cada canción y a ofrecer todos los mundos que conviven en sus entrañas, con un compromiso con su tiempo, con su Cantábrico y con los mares más lejanos que podamos imaginar.

Gracias por un disco tan bonito, por una obra tan redonda y esa oda a la ternura, a la generosidad y a la suerte de seguir vivos. 

 

Nacho Vegas: Spotify | Web | Instagram| Youtube

Osa Polita: Web

 

Por