Hablamos con Bomba Estéreo sobre la necesidad de proteger el planeta, la tecnología y las raíces

Los cuatro elementos (agua, fuego, aire y tierra) han sido la inspiración para Deja, el sexto trabajo del dúo colombiano formado por Simón Mejía y Li Samuet con el que, una vez más, nos ponen a bailar con su mezcla de folclore y electrónica.

 

bomba estereo deja cultura inquieta entrevista bbk live cala mijas

 

Tradición y arraigo, raíces sentimentales y físicas, baile con conciencia. Bomba Estéreo se mueven entre las semejanzas y las dicotomías con la soltura de quienes llevan a sus espaldas seis álbumes de estudio mezclando sin prejuicios, con ganas de experimentar y libres de cualquier etiqueta.

La forzada introspección a la que nos lanzó la pandemia les ha llevado a una reflexión más profunda sobre la necesidad de proteger el medio ambiente, pero también ha potenciado el sentimiento de superación, las ganas de pasarlo bien y celebrar la vida en un tiempo en el que parecía que nada volvería a rehabilitarse.

Ese amor por la naturaleza queda reflejado en Deja, su nuevo trabajo con el que girarán por varios países, entre ellos España, por los festivales BBK Live (8 de julio, Bilbao) y Cala Mijas (1, 2 y 3 de septiembre, Málaga), y donde cerrarán su tour con sus actuaciones en Madrid (1 de diciembre) y Barcelona (3 de diciembre).

En Cultura Inquieta tuvimos la oportunidad de charlar con Simón Mejía del presente, el futuro, el medio ambiente, las raíces y, sobre todo, de música.

Cultura Inquieta: Hablemos de Deja, vuestro sexto álbum de estudio. Es un cúmulo de emociones en los que encontramos el amor por el medio ambiente, el sentimiento de protección, el amor por el entorno y el prójimo, pero también las ganas de bailar y pasarlo bien. ¿Se puede luchar con el amor y el buen rollo por bandera?

Respuesta: El amor es lo más grande y poderoso que hay en el mundo. Es lo que nos conecta entre nosotros, con el planeta y con la energía universal. Y lo dicen todos los maestros de todas las religiones y prácticas. Desafortunadamente, dejó de ser bandera en algún momento. Pero siempre volver a él, o procurar hacerlo en el día a día, será lo más grande.

 

 

CI: Este es un disco sobre la conexión y la desconexión de los seres humanos, una crítica al uso exacerbado de la tecnología. Es paradójico que se terminara de perfilar en plena pandemia, cuando no podíamos estar conectados sin los aparatos electrónicos. ¿Puede tener la tecnología, en ocasiones, el poder de conectarnos como lo hace la naturaleza?

R: Sí puede hacerlo, si aprendemos a manejarla como una herramienta que sirve para cosas específicas, pero no generar dependencia. Ese es el reto.
Para cuidar la naturaleza serviría más como herramienta de alertas y control. Igual, no hay nada más poderoso que la naturaleza y las conexiones que genera son irreemplazables. Por eso el miedo de perderla.

CI: El disco ha nacido en la Sierra Nevada de Santa Marta, el lugar donde Li se crio. ¿De qué manera les ha influido componer en esta tierra, de vuelta a sus raíces? ¿Qué experiencia pudisteis compartir visitando su tierra?

R: Siempre ha sido parte de la música de Bomba, este y todos los lugares mágicos y poderosos que tiene Colombia. Nuestra música viene de la raíz de Colombia, de su folclor, de su Cumbia y todo ese mundo antiguo está conectado con la naturaleza.

CI: Agua, aire, tierra y fuego. Si fuérais un elemento, ¿cuál seríais? ¿Y juntos sobre el escenario?

R: Yo, Simón, soy más de tierra, siempre pegado a mi raíz y de donde vengo. En escenario nos complementamos, pues cada uno es un elemento, fuego el tambor, aire la guitarra, tierra el bajo, agua la voz que corre como un río.

CI: Habéis dicho que es un disco “hecho para bailar perreo con conciencia”. ¿Cómo se perrea con conciencia?

R: Buscando que la música más que separarnos nos una y que genere espacios bonitos, no agresivos o que juzguen o discriminen. El reguetón, al ser un género predominantemente machista, lo que ha hecho es separar más los géneros. Esa no es la idea, pienso yo.

CI: Las colaboraciones con otros artistas son muy comunes en sus trabajos. Una de las últimas que hemos podido escuchar ha sido Ojitos Lindos, con Bad Bunny. ¿Cómo nació esta colaboración?

R: Siempre nos han buscado y eso ha sido lo más lindo. No son colaboraciones planeadas ni por marketing ni por disquera (discográfica). Llegan orgánicamente a nosotros y las tomamos. Así fue con Will Smith, así es con Bad Bunny. El sonido de Bomba ha logrado un lugar muy especial en el mundo de la música y estamos muy agradecidos con eso.

 

 

CI: El próximo 8 de julio tocaréis en el festival BBK, en Bilbao. Para mí es un entorno mágico por la naturaleza que lo rodea. Para vosotros, no es la primera vez en este monte vasco, ¿qué os transmite? ¿Sentís esa magia de Kobetamendi?

R: Nos transmite poder. Y creo que toda la cultura vasca se trata de eso también. Compartimos mucho con la cultura en Colombia, pasados difíciles, momentos de tensiones políticas, rebeldía. Esto hace que las culturas tengan arraigo, poder y magia, así como las montañas de la cordillera de Los Andes que atraviesan a Colombia. Es muy grato para nosotros tocar allí.

CI: Entre el 1 y el 3 de septiembre estaréis en Cala Mijas, en Málaga. ¿Es la primera vez en esta ciudad? ¿Cómo se plantean un concierto en pleno verano, con el mar de fondo?

R: Sí, primera vez. El mar siempre ha estado de fondo en nuestra música, es parte de nuestra esencia, de donde venimos. Mar Caribe, Mar Pacífico y muchas montañas. Entonces, ¡tocar al lado del mar hace que la música conecte aún más!

CI: Desde España, la gira os lleva por Canadá, Estados Unidos, después volvéis a Europa y termináis en Madrid y en Barcelona el 1 y 3 de diciembre. Con un tour tan largo, ¿echan de menos su hogar, Colombia? ¿Qué os aporta como grupo viajar a lugares tan distintos?

R: Es algo que llevamos haciendo toda nuestra carrera, claro que lo extrañamos, pero es por una buena causa. Es muy grato ver cómo la música, hoy más que nunca, rompe fronteras y no es únicamente la música cantada en inglés.

CI: ¿Qué mensaje repartís con vuestra música por todos estos escenarios? ¿De qué manera os inspiran tantas culturas cuando interactúan con Bomba Estéreo?

R: La música siempre será un remedio para distintos momentos de la vida. Te conecta con emociones que no necesariamente tienen que ser felices, pero que te hacen sentir que estás vivo y presente en el mundo. Que sientes cosas y que no todo es tan oscuro. Tanto escuchándola solo en tu casa como un concierto, siempre será un medio de comunicación muy poderoso.

 

 

Por