Jorge Drexler, la tinta que revoluciona los tiempos y enamora a la crítica

El músico reivindicó su figura como el gran triunfador de los Latin Grammy 2022, llevándose siete estatuillas a casa por su último álbum de estudio.

 

jorge drexler tinta tiempo grammy latin disco gramofono premio tangana ruben blades
Jorge Drexler posa con los siete gramófonos que se llevó a casa en los Latin Grammy 2022.

 

Ni Bad Bunny, ni Rosalía, el nombre más repetido en la gala de los Latin Grammy 2022 fue el de Jorge Drexler. El músico uruguayo coronó Las Vegas la noche del pasado 17 de noviembre y volvió a casa con siete premios en reconocimiento a Tinta y tiempo, su último disco.

A diferencia de los favoritos en todas las rifas, el puertorriqueño Bad Bunny (28) y la española Rosalía (30), Drexler (58) demostró que la música es atemporal, sobre todo cuando se presenta un proyecto conceptual y tan ambicioso como Tinta y tiempo.

Eso sí, el gramófono que no pudo llevarse a casa fue el de Mejor álbum del año, que fue para Motomami, de Rosalía.

 

 

 

Con su último disco, Drexler se acerca al amor desde tres ángulos: la cabeza, el corazón y el cuerpo; es decir, el intelectual, el emocional y la atracción sexual física. Una forma de abordar el amor sin caer en los tópicos propios de las canciones románticas, de acuerdo con el propio artista, y que ejerce de hilo conductor en un trabajo donde la mezcla de estilos es un continuo deleite.

De hecho, el disco comienza con El plan maestro, un tema que el uruguayo firma junto a Rubén Blades y por la que ambos fueron premiados con un grammy latino.

Drexler plasma en esta canción su visión más científica de la vida, herencia de su carrera como médico, diseccionando el amor como un plan maestro de la especie para sobrevivir, deteniéndose en ese preciso instante en el que se crean “el amor y el sexo”.

A El plan maestro le siguen dos caras de la misma moneada: Corazón impar y Cinturón blanco, canciones que hablan, respectivamente, de la relación de pareja desde el punto de vista de la independencia y de la necesidad de abandonar todo lo que se sabe hasta entonces del amor para comenzar de cero y sin prejuicios.

 

 

Es entonces cuando llegamos a Tocarte, tema compuesto con el cuerpo y en colaboración con C. Tangana, por el que ambos fueron reconocidos con el gramófono a mejor canción y grabación del año.

Según explica Drexler al teórico musical Jaime Altozano en este vídeo donde diseccionan Tinta y tiempo, el uruguayo buscaba explorar ese movimiento del que se le privó en su madurez, ya que vivió inmerso en la dictadura hasta que cumplió los 20. El madrileño C. Tangana fue quien le llevó de la mano por ese terreno inexplorado de la sexualidad en la música a través del baile, del que nació Tocarte.

Tras el baile, llegamos al tema que bautiza al disco, Tinta y tiempo, en la que el músico reflexiona sobre la presión compositiva que sintió en un momento de incertidumbre artística y vital con una amalgama de ritmos sobre los que brilla su reconocible voz.

 

 

Esa inseguridad sobre su papel como músico se refleja también en El algoritmo, que presenta como el dios de la época contemporánea, el mismo que nos muestra eso que supuestamente tanto deseamos y nos aleja de la magnífica incertidumbre que nos aguarda en los caminos inexplorados del arte.

Tinta y tiempo cierra con Duermevela, una canción dedicada a su madre recientemente fallecida y en la que cantan los hijos de Drexler, quien, una vez más ha grabado su corazón, sus conocimientos musicales y sus continuas e infinitas ganas por explorar y seguir aprendiendo en un disco que no entiende de épocas ni busca ser eterno.

Por suerte, en España podremos disfrutar de su directo en San Sebastián, Bilbao, Las Palmas y el próximo 28 de enero en Madrid, en el WiZink Center.

Jorge Drexler: Entradas

 

 

Por