Napoleón Solo se une al homenaje a Niños Mutantes

EMOTIVO HOMENAJE DE LA ESCENA INDIE ESPAÑOLA PARA CELEBRAR LOS 20 AÑOS DE PROFESIÓN DE UNA DE SUS BANDAS MÁS QUERIDAS Y RESPETADAS: NIÑOS MUTANTES

Y continúan desfilando nombres de bandas señeras de la escena del indie español que se suman al emocinante homenaje a Niños Mutantes, banda de culto y referencia. Ya os habíamos informado sobre la presencia de Russian Red, Lori Meyers, Fernando Alfaro, NeumanRicardo Vicente, PasajeroIgloo y La Habitación Roja en el bienvenido homenaje. Se suma también al emotivo homenaje otra banda de referencia: Napoleón Solo.

El musical tributo que será coronado con un concierto muy especial en Madrid, el próximo 16 de abril.

En esta serie de artículos, Niños Mutantes muestran su gratitud a cada una de las bandas. Emotivos testimonios que ejemplifican perfectamente el amor a la música y a la amistad.

Napoleon Solo

Napoleón Solo

 

Niños Mutantes, sobre Napoleón Solo:

“Las chicas en bikini es una de mis canciones favoritas de niños mutantes”, me decía el otro día un amigo. “Algunas noches, cuando el resto de la familia ya descansa, me siento en el sofá, me enciendo un cigarro y me la pongo en los auriculares. Después cierro los ojos y me dejo llevar por su ritmo hipnótico. A veces, incluso me veo entre las gaviotas volando contra el viento”.

Recuerdo el día en que Juan Alberto apareció en el local con el boceto de lo que sería esta canción. Empezó a tocarla y a cantarla (tenía el texto bastante avanzado). Mi cuerpo se estremeció al escucharla. También recuerdo perfectamente la cara de Andrés y de Nani. Enseguida cogimos los instrumentos y nos fundimos en la música casi sin darnos cuenta. En ese momento pudimos sentir que sería una gran canción, y que sin duda se convertiría en favorita de mucha gente. La letra hablaba de aceptar los envites de la vida, de resignación, de que hagas lo que hagas no va a servir de nada porque el destino ya está escrito. Era como una premonición, como si Juan Alberto ya estuviera viendo la que se nos venía encima. A priori podía resultar un tanto pesimista, y sin embargo, al escucharla, la sensación era de bienestar, de confort… No sabría explicarlo muy bien. Era como si dos fuerzas distintas, luz y oscuridad, al juntarse se anularan y crearan un vacío en el que irremediablemente te sintieras en PAZ.

Así que supongo que eso es lo que le pasará a mi amigo cuando la escucha. Y ese mismo motivo debe ser el que ha llevado a nuestros compañeros NAPOLEÓN SOLO a elegir este tema y pasarlo por la centrifugadora con excelentes resultados. Y es que las trompetas le sientan tan bien a este tema que haber abundado en ellas nos demuestra el talento que invade las cabezas de nuestros queridos Napoleones.

Siempre hemos tenido debilidad por los Napoleones. Son capaces de sonar como unos Strokes con arreglos de Manuel de Falla. Alonso es un genio, y los demás no le van a la zaga. Desde que oímos por primera vez una canción suya nos hicimos defensores a muerte de este grupazo, lo mejor que ha salido en Granada en los últimos años.

Hace un tiempo tuvimos la suerte de trabajar con ellos mano a mano. Lo hicimos para recrear “El río”, una canción compuesta por Fernando Arbex para Miguel Ríos y que interpretamos en un concierto benéfico en el que se pretendía llamar la atención de las instituciones para que se cuidara y preservara la “vega granadina”, y al que estaba invitado el propio Miguel Ríos. Durante el proceso de adaptación del tema, acudieron a nuestro ensayo y allí, al ver las aportaciones y sugerencias que hacían, pudimos sentir muy cerca su talento. El día del concierto, cuando nos subimos al escenario a interpretarla todos juntos, fue un momento mágico. Tanto, que hasta el propio Miguel Ríos irrumpió inesperadamente en el escenario y se puso a cantarla con nosotros.

La primera vez que escuchamos la versión que habían preparado NAPOLEÓN SOLO para MUTANCIONES de “Las chicas en bikini” casi lloramos. Mi cuerpo volvió a estremecerse como el primer día en que Juan Alberto la tocó en el ensayo. Y a juzgar por la expresión que se configuró en el rostro de mis compañeros, podría jurar que sus sensaciones fueron muy parecidas.

Gracias Napoleones. Gracias por las jornadas compartidas y por las que quedan por compartir. Se os quiere, se os admira, y sobretodo, se os aprende.

–Niños Mutantes

MUTANCIONES. Las chicas en bikini, por Napoleón Solo:

 

 

Cultura Inquieta logo