El jardinero de Claude Monet y su paraíso en la Tierra

En el pueblo normando de Giverny se encuentran los que son, probablemente, los jardines más famosos del mundo.

Reproducciones de este inverosímil vergel habitan una buena parte de los grandes museos como tesoros vegetales que nacieron en la cabeza de un pintor deslumbrante, Claude Monet.

 

Claude Monet jardines Giverny Jardín acuático en Giverny | Foto Claude Monet Fundation

 

La que fuese casa de Monet y sus ardines son visitados, anualmente, por más de 500,000 personas, y es que existe muy poca gente que no sea capaz de reconocer los lirios acuáticos que sus manos fueron capaces de esbozar y que, se sabe, habitaban en su propio jardín.

Pero esta no es la historia (tantas veces contada) de ese edén y su dueño impresionista, es la de un hombre que vive hoy y es el encargado de cuidar este legado viviente.

Al entrar a los jardines de Monet, el lugar donde el artista vivió la segunda mitad de su vida, lo primero que es posible ver es una encantadora casa de campo rosa con persianas verdes rodeada de camas de lavanda, tulipanes o girasoles, dependiendo de la estación de año.

Al cruzar un túnel cubierto de vegetación, los visitantes se encuentran en un oasis de sauces llorones y bambúes desde donde se ve un gran estanque —hogar de algunas de las flores más afamadas del mundo.

Se trata de un lugar sin comparación (tanto espacial, como simbólicamente) que hoy es candidato para se designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esto no sería así de no ser por el inadvertido trabajo de un hombre, Gilbert Vahé, que trabaja para mantener vivo no sólo un hermoso jardín, sino el espíritu y esencia de uno de los artistas más espectaculares del arte occidental.

 

Claude Monet jardines Giverny 2Glicinia, puente y jardín acuático | Foto Claude Monet Fundation

 

Claude Monet jardines Giverny 3A la izquierda, Gilbert Vahé en 1977, con Mr. Gillet, criador de rosas y rododendros | Foto Claude Monet Fundation

 

Un hombre delgado y con las uñas llenas de tierra, Vahé vive actualmente al lado de la casa de Monet, en una propiedad que también tiene un jardín notable; ha trabajado en la residencia del pintor por más de 35 años, desde que en 1977 participó en su remodelación.

El lugar había estado, previamente, a cargo del hijo del pintor, Michel Monet, hasta que en 1966 éste se mudó a París y lo dejó a su suerte durante diez años.

La iniciativa para revivir lo que alguna vez fue la casa del artista se materializó gracias al filántropo y curador Gérald Van der Kemp conocido, entre otras cosas, por la restauración que hizo del Palacio de Versalles.

Así, este hombre se convirtió en el director y curador de la casa de Monet cuyos jardines sólo revivieron por completo con la llegada de Vahé, horticultor de carrera, nacido a unos 30 kilómetros del pequeño pueblo.

Se sabe que Monet encontró la propiedad en Giverny en 1883 mientras daba una caminata, y pronto intercambió las calles de París por la campiña normanda.

Después de acondicionar la pequeña casa y montar su estudio, Monet se dedicó al jardín. Empezó por quitar algunos árboles, contrató a un equipo de jardineros que le ayudaron a sembrar plantas que fueron traídas de lugares tan lejanos como Japón.

Al principio, Monet adoptó algunos estilos de jardinería de su época para después desarrollar uno propio, al plantar camas de flores geométricas, instalar arcos cubiertos de plantas y crear, sobre todo, una iluminación y coloración específicas —después de todo, se trataba de un pintor.

 

Claude Monet jardines Giverny 4Gilbert Vahé | Foto Claude Monet Fundation

 

Claude Monet jardines Giverny 6Jardineros y voluntarios limpiando el estanque | Foto Claude Monet Fundation

 

Vahé piensa que este trabajo era su destino, a pesar de que sus primeros planes se inclinaban a ser criador de orquídeas.

Restaurar por completo estos jardines le tomó unos cuatro años al lado de un equipo de jardineros entre los que se encontraba un hombre que trabajó con el mismo Monet en el jardín; por su lado Van der Kemp, que también era pintor y jardinero, realizó el trabajo de investigación en torno a qué plantas iban en qué lugar a partir de cartas del artista, fotografías, recuentos orales de conocidos y, por supuesto, pinturas.

Ninguna de las plantas que habitaron ese jardín mientras el pintor vivía sobrevivieron y cuando Vahé llegó ahí, el lugar estaba lleno de pasto y hierbas.

 

Claude Monet Giverny
Claude Monet, en sus jardines de Giverny


Actualmente, Vahé trabaja con un equipo de diez jardineros y algunos voluntarios de universidades francesas. Mientras que éstos comienzan a trabajar a las 7 a.m. y terminan su turno a la 1:30 p.m., el jardinero en jefe cuenta que su día, normalmente, termina a las 8 p.m..

Sus actividades incluyen regar, separar y almacenar semillas y bulbos (que son traídos de todo el mundo), atender la producción en los invernaderos, e incluso, guiar visitantes por el jardín.

Pero quizá una de sus tareas más importantes es la ubicación de las flores de acuerdo a su color: las de colores claros, como amarillo o blanco, se colocan en las áreas más sombreadas del jardín, y las más oscuras se ubican en yuxtaposición con las claras; otra de sus labores consiste en crear una cierta densidad de vegetación alrededor del camino central del jardín para lograr momentos en los que el visitante se encuentre rodeado de plantas, de forma que el cielo sea casi invisible.

Esta labor deja ver que Vahé, por encima de todo, es un artista plástico que ha respetado la memoria de este legendario jardín, pero que sin duda le ha dado su propio toque personal, uno entre salvaje y artificioso.

 

claude monetLos jardines de Giverny, pintados por Claude Monet

 

Claude Monet GivernyLos jardines de Giverny, pintados por Claude Monet

 

Le Bassin aux nympheas harmonie rose Claude MonetLos jardines de Giverny, pintados por Claude Monet

 

Para Monet, este jardín fue su creación y también su modelo; para Vahé, este jardín es su vida. En una entrevista reciente, aseguró que de ser millonario, usaría todo su dinero en el vergel de Monet.

El 1907, el escritor Marcel Proust describió los jardines de Giverny como un “transposición de arte” porque, de alguna manera, estos jardines que fueron la inspiración para algunas de las obras plásticas más famosas del siglo XX se convirtieron en una pieza de arte por sí mismas —y Gilbert Vahé es no sólo su jardinero, sino el guardián y recreador de este portentoso paisaje.

 

Claude Monet jardines Giverny 7Jardineros y voluntarios plantando | Foto Claude Monet Fundation

Claude Monet jardines Giverny 8Puente y estanque de Nenúfares, mayo 2017  | Foto Laurent Pigault

 

Claude Monet jardines Giverny 9Puente y estanque de Nenúfares, mayo 2017  | Foto Laurent Pigault

 

Claude Monet jardines Giverny 10Estanque de Nenúfares, mayo 2017  | Foto Laurent Pigault

 

Claude Monet jardines Giverny 11Tulipanes | Foto Claude Monet Fundation

 

Claude Monet jardines Giverny 12Rosas, iris  y amapolas | Foto Claude Monet Fundation

 

Claude Monet jardines Giverny 13Allium 'Purple Sensation' y lirios mayo 2017 | Foto Laurent Pigault

 

Claude Monet jardines Giverny 14Peonías | Foto Claude Monet Fundation

 

Claude Monet jardines Giverny 15Dalias en otoño 2011 | Foto Sergey Karepanov

 

Claude Monet jardines Giverny 16Plano del jardín de Monet en Giverny |  Claude Monet Fundation

 

Claude Monet jardines Giverny 17Jardin de Claude Monet en Giverny | Foto Claude Monet Fundation

 

via aleph

traducción por El perro morao

 

 

Cultura Inquieta logo