La fascinante fuerza del mar, pintada en el s.XIX por Ivan Aivazovsky

"El mar es mi vida". Iván Aivazovsky siempre estuvo enamorado del mar. Sus pinturas hablan del océano infinito. Desde un mar en calma frente a la costa, hasta un mar embravecido en mitad de una tormenta. Desde la serenidad de una playa por la noche a la desesperación de una batalla en alta mar.

 

 Aivazovsky culturainquieta

 

Una de las características más bellas del mar es que nunca es igual. Es una misteriosa, vasta y solitaria masa de agua que cambia con cada luz, con cada viento. Podemos contemplarlo con un color azul intenso en un día de verano o de un gris difuminado en un día de lluvia.

En ocasiones refleja la luz de la luna de forma tan suave que la superficie parece de plata. De igual forma el reflejo del sol al atardecer sobre sus aguas las transforma en oro. Desde la costa lo percibimos siempre diferente pero en alta mar es aún más cambiante.

 

Aivazovsky culturainquieta1

 

A lo largo de su vida, Aivazovsky contribuyó con mas de 6,000 pinturas para el mundo del arte, que van desde sus tempranos paisajes de la Crimea rural hasta las escenas marítimas y costeras por las que es conocido mundialmente.

Aivazovsky destacó en el tratamiento de luz en sus pinturas, solía aplicar capas de color para conseguir un efecto de transparencia, una técnica que hace de cada una de sus obras, pura magia artística.

 

Aivazovsky culturainquieta2

Aivazovsky culturainquieta3

Aivazovsky culturainquieta4

Aivazovsky culturainquieta5

Aivazovsky culturainquieta6

Aivazovsky culturainquieta7

Aivazovsky culturainquieta8

 

Cultura Inquieta logo