La pintura de Boldini y su manera de retratar el espíritu de finales del siglo XIX, en una expo en sala Fundación MAPFRE de Madrid

Asomarse a la obra de Boldini es como dar un paseo por las altas y profundas esferas de la sociedad de una época.

 Boldini 05

Giovanni Boldini
Sulla pachina al Bois [En el banco del Bois],
1872
Óleo sobre tabla, 46 × 34 cm
Colección particular

 

Giovanni Boldini fue una persona influyente en su época y así lo demuenstran sus obras que nos traen los aires que respiraban aquellos personajes y paisajes de la Belle Epoque

Decía Marcel Proust “El pasado no es un tiempo perdido, es un tiempo que puede ser recobrado a través de la literatura y el arte”. Así lo muestran también las pinturas que reúne esta exposición pionera en España y que nos trae la obra del pintor Giovanni Boldini, junto a las de Mariano Fortuny, Eduardo Zamacois Raimundo de Madrazo, por citar sólo algunos nombres. Todas estas obras que expresan un tiempo que “ya fue”, pero que sin embargo nos resulta muy familiar, quizá porque, más que una “circunstancia concreta”, reflejan el espíritu de toda una época.  

 

Cléo de Mérode con apenas 26 años la bailarina más famosa del mundo en aquel parís de comienzos de siglo XX fue retratada por pintores como Degas.boldini 894x1074 tcm1069 564605

Giovanni Boldini 
Cléo de Mérode, 1901 
Colección particular

  

Nacido en Ferrara en 1842, el pintor Giovanni Boldini se convirtió en uno de los más importantes retratistas italianos en el cambio de siglo. Instalado en París desde 1871, fue conocido como uno de los primeros pintores de Montmartre, aquel barrio que pronto sería espacio de encuentro de gran parte de la bohemia nacional e internacional.

Influido a su llegada a la capital francesa por la obra de Meissioner y Fortuny, a quien no llegaría a conocer personalmente debido a la prematura muerte del español, Boldini mantuvo un estilo único a lo largo de toda su vida, basado en la intuición del instante y el movimiento, reflejado con rápidas pinceladas, pero sin perder nunca de vista la figura y la expresión del retratado.  

 

Boldini 01

Giovanni Boldini
Mary Donegani, 1869
Óleo sobre tabla
Istituto Matteucci, Viareggio

 

Junto a la obra del pintor ferrarés convergen algunas obras de los pintores españoles residentes en el París de entonces y cuyas obras mantuvieron, de forma más o menos explícita, un diálogo con la del ferrarés.

La influencia de Mariano Fortuny y las escenas de carácter dieciochesco sobre la pintura de Boldini es una las conexiones, pero no la única: El gusto por la pintura de género con escenas amables y anecdóticas, el interés por el discurrir de la ciudad moderna, el disfrute del paisaje y sobre todo las ideas compartidas sobre la renovación del género del retrato, son los aspectos que hacen que la pintura de unos y otros camine de la mano en este cambio de siglo.

A medio camino entre la tradición y la innovación, las 124 obras seleccionadas para la exposición, nos confirma que la pincelada de Boldini era tan perfecta que supo capturar el sentimiento de toda una época.

  

Boldini 04

Giovanni Boldini
Place Clichy, 1874
Óleo sobre lienzo
Colección particular

 

Francesca Dini, directora artística del proyecto, explica que esta exposición producida por Mapfre tiene como objetivo liberar al artista del halo de frivolidad que le ha acompañado por su imagen de hombre de mundo y artista complaciente con su clientela. Reconoce la experta que Boldini fue un artista de moda durante mucho tiempo y atento a los incontables encargos de la alta sociedad.

Pero Dini insiste en que el éxito social y económico no puede sustraer el reconocimiento de su talento artístico. Por ello, la exposición confronta sus cuadros con los de maestros indiscutibles españoles que en algún momento estuvieron relacionados con él o que, como en el caso de Sorolla, llegaron a ser grandes amigos.

“Él no cambió su manera de pintar aprendida en Florencia”, afirma Francesca Dini. “Tuvo un estilo único que mantuvo a lo largo de toda su vida, basado en la intuición del instante y el movimiento, reflejado con rápidas pinceladas, pero sin perder nunca de vista la figura y la expresión del retratado”. 

Sus cuadros son todo un documento del cambio de siglo de la alta sociedad que vivió un momento dulce que quedaría arrasado por la Gran Guerra. Tras la cual, Boldini pasó a un segundo plano como pintor y las vanguardias tomaron París.

  

Boldini 07

Mariano Fortuny
La elección de la modelo, 1868-1874
Óleo sobre tabla, 53,3 × 82,6 cm
National Gallery of Art, Washington,
Corcoran Collection (William A. Clark
Collection)
INV. 2015.143.12

 

Boldini y la pintura española a finales del siglo XIX. El espíritu de una época es una invitación -no solo- a los salones de la alta burguesía o a los paisajes creados para las élites, es también una especie de reconciliación con el artista italiano que además de ser cronista de un sector social, también logró superar las capas de superficialidad a base de talento y de un trazo perfecto.

 

Boldini 08Eduardo Zamacois
La visita inoportuna, c. 1868
Óleo sobre tabla, 23 × 29,5 cm
Museo de Bellas Artes de Bilbao
INV. 69/247

 

Boldini 11

Raimundo de Madrazo
Retrato de Aline Masson, c. 1870
Óleo sobre lienzo
Colección particular

  

Boldini 16

Giovanni Boldini
Sulla pachina al Bois [En el banco del Bois],
1872
Óleo sobre tabla, 46 × 34 cm
Colección particular

 

Boldini 18

Giovanni Boldini
Nudo di giovane signora [Desnudo de mujer
joven], 1890-1900
Óleo sobre lienzo, 60 × 74 cm
Arkas Collection

 

Boldini y la pintura española a finales del siglo XIX. El espíritu de una época

Hasta el 12 de enero de 2020

 

Exposición en Madrid. Sala Fundación MAPFRE Recoletos

 

 

 

Cultura Inquieta logo