El mundo singular del pintor australiano Charles Blackman

Solo tenía cuatro años cuando su padre se unió al ejército y desapareció. Su madre Marguerite, a la que todos llamaban Daisy, denunció la desaparición de su marido, pero hasta muchos años después no se supo que vivía en Queensland, había formado una nueva familia y no tenía el menor interés por ver a las tres hijas y al hijo de su primer matrimonio. Hablamos de Charles Blackman.

 

1023

  

Charles Blackman (1928) es uno de los pintores australianos más importantes. Aunque acudió a clases nocturnas de dibujo y diseño, su formación fue esencialmente autodidacta.

En la década de los 50 comenzó dos series que obtuvieron inmediatamente un gran éxito de crítica y público: Schoolgirls (Colegialas) y Alice, una recreación de la Alicia de Lewis Carroll tamizada por las propias experiencias personales del pintor.

También en esta década, firmó el conocido como manifiesto Antipodean, en el que un grupo de artistas australianos reaccionaban contra el dominio casi absoluto que el expresionismo abstracto estaba alcanzando en el novísimo continente abogando por una pintura figurativa.

En las décadas posteriores, Blackman desarrolló una exitosa carrera que le llevó a obtener numerosos premios.

La obra que mostramos perteneciente a la serie dedicada a Alicia, forma parte de una edición limitada de 75 ejemplares serigrafiados sobre seda que reproducen la pintura original de 1956.

 

986

 

Los libros de Lewis Carroll, "Alicia en el País de las Maravillas" y "Alicia a través del espejo", han sido muy populares en su forma original y han servido como base para muchas obras subsiguientes desde su publicación.

De hecho, han sido directamente adaptados a otros soportes, se ha introducido a sus personajes y sus situaciones en otras obras, y todos estos elementos se han mencionado innumerables veces como elementos familiares en una cultura compartida.

Su trabajo ha sido descrito como poético y sondea el delicado mundo de las relaciones humanas.

Su arte habla con ternura de la pena, la culpa, la pérdida, la persecución y la alegría de los sueños y recuerdos. Explora el gesto de afecto y empatía y su riqueza de imágenes abarcan pinturas melancólicas y escenas oníricas o encantadoras de mujeres, flores o niños absortos en sueños.

Lewis Carroll nos cuenta la historia con palabras inmortales y así nos traslada a Wonderland; Blackman, en cambio, con sus pinturas nos da el corazón de Alicia.

 

1025103611651174129114781531

 

Charles Blackman: Wikipedia

 

Cultura Inquieta logo