Íntimos estudios homoeróticos del pintor ruso Konstantin Somov

La obra del pintor ruso Konstantin Sómov tiene bastante presencia en internet, aunque separada en sus obras públicas que comprenden retratos, paisajes e ilustraciones, y sus estudios más privados y homoeróticos de hombres rusos.

Nacido en San Petersburgo en el seno de una familia muy ligada al arte, su padre era un guardián del Hermitage, no es de extrañar que pasara su infancia rodeado de arte y que estudiara desde pequeño en la Academia de Bellas Artes.

El destacado pintor Iliá Repin fue su maestro, pero siempre despreció sus dotes artísticas. A Repin le frustraba la “estupidez infantil en los colores” y la “insolvencia compositiva” del joven Konstantin. Sin embargo, las tornas cambiaron con el surgimiento del movimiento simbolista en Rusia a principios del siglo XX y la influencia del impresionismo francés.

 

konstantin somov homoerótica pintura 1
'El Boxeador', 1933.

 

El pintor se convirtió esencialmente en un revivalista rococó, renunciando al realismo algo severo que era popular en Rusia en ese momento por un estilo caprichoso de gouache y acuarela que tenía casi 200 años.

En Rusia, formó parte de una comunidad artística próspera y exuberante centrada en una publicación que cofundó: World of Art, que también incluía lujosos trajes y escenografías para los Ballets Russes. Había muchos hombres homosexuales involucrados en World of Art, y su predilección por la fantasía y el lujo estaba muy fuera de sintonía con el realismo ruso del siglo XIX.

 

konstantin somov homoerótica pintura 2
'Hombre joven desnudo', 1937.

 

Se convirtió así en el primer artista erótico de la Rusia zarista, lo que le granjeó una reputación escandalosa. Tal vez su obra más famosa sea El libro de la marquesa, una colección de textos eróticos franceses del siglo XVIII con sensuales ilustraciones que aún hoy podrían ser clasificadas como pornográficas.

Después de la Revolución Rusa, Sómov probablemente anticipó que su trabajo sería denunciado como decadente, por lo que emigró a los Estados Unidos y luego a París. Su trabajo comercial se subasta por millones en Christie's, pero son sus retrato homoeróticos los que cautivan a los apasionados de su arte.

 

konstantin somov homoerótica pintura 3
'Retrato de un hombre', 1933.
konstantin somov homoerótica pintura 4
'Hombre reclinado', 1936.
konstantin somov homoerótica pintura 5
'Desnudo masculino con cigarrillo', 1933.
konstantin somov homoerótica pintura 6
'El sueño', 1933.
konstantin somov homoerótica pintura 7
'Desnudo masculino reclinado', 1938.
konstantin somov homoerótica pintura 8
'Amour Senilis', 1934.
konstantin somov homoerótica pintura 9
'Los amantes', sin fecha.

 

 

Por 

Cultura Inquieta logo