vida

Vida

Nos encanta esta imagen, nos resulta muy estimulante, muy humana. Lamentablemente no sabemos quién es el autor pero entendemos que es absolutamente merecedora de ser compartida. 

Una imagen sabemos que puede valer más que miles de palabras. Y fotografías a priori insignificante y al azar son a menudo los más importantes y más valiosas.

La complicidad de una abuela japonesa con su gato de ojos fascinantes

Durante los últimos 13 años el fotógrafo japonés Miyoko Ihara ha estado tomando fotos de su abuela, Misao, para conmemorar su vida. Hace 9 años, con 88 de edad, Misao encontró un gato callejero perdido con ojos bicolores: ella lo llamaba Fukumaru, con la esperanza de que "el dios de Fuku (buena fortuna) viniera y todo se suavizara como en un maru (círculo)". Miyoko ha estado fotografiando su hermosa amistad y la forma en que realizan su rutina diaria desde entonces.

El fuerte vínculo entre los dos con cada cada golpe: "En parte porque ambos son duros de oído, mi abuela y Fukumaru siempre están buscando en los ojos del otro. Están muy cerca" , dice Miyoko, que ha publicado recientemente un álbum de fotos de cubierta dura “Misao the Big Mama and Fukumaru the Cat“.

Cultura Inquieta logo