Una guía práctica de sexo en la Edad Media: El original de la campaña "Sencillamente di no"

Olvidad el romance sobre damiselas en apuros y caballeros de brillante armadura. El común denominador de las prácticas sexuales  en la época medieval (esto es, entre los siglos V y XV) fue básicamente un no-no. Al menos así lo atestíguan los edictos religiosos de la oscurantista época:

sexo en la edad media Cultura Inquieta

 

Por ejemplo:

-Estaba prohibido tener relaciones sexuales los domingos, miércoles, viernes o sábados (exacto, solo se podía follar los lunes, martes y jueves).

-Tampoco estaba permitido el fornicio durante el día o estando desnudos.

-Si la mujer estaba menstruando, embarazada o amamantando a un niño, el sexo definitivamente censurado.

-Nada de joder tampoco durante el Adviento, la semana de Pentecostés, la Pascua, los días festivos y los días de ayuno.

-De hecho, tener relaciones sexuales sólo estaba permitido si querías tener un bebé, en ese caso se podía tener sexo siempre y cuando no hubiese caricias, ni besos lascivos, ni sexo oral, ni hay posiciones extrañas, e incluso entonces sólo se podía hacer una vez y era mejor que no hubiese placer..

 

sexo en la edad media Cultura Inquieta1

 

Como os podéis imaginar, en esos tenebrosos tiempos feudales no era tarea sencilla el encontrar un lugar para tener encuentros sexuales, a menudo fríos y húmedos y sin privacidad. En los campos, o en un pajar era más acertado, al igual que el interior de las iglesias..

 

sexo en la edad media Cultura Inquieta2

 

Debido a la creencia religiosa, la abstinencia tenía que ser llevada a rajatabla durante los entre 46 a 62 días de cada Cuaresma, las cuatro semanas de Adviento, y entre los 40 a 60 días alrededor de la fiesta de Pentecostés. Para ayudar a la gente a respetar su Ley y encontrar los momentos adecuados para tener sexo en esas fechas, amenazaban con tremendos castigos a quienes se saltasen las reglas y tuviesen sexo en esos días o de una forma no aprobada por la Iglesia.

Los Cánones anglosajones de Theodore fue escrito alrededor de 700AD he incluía normas sobre la embriaguez, la fornicación, el robo, el perjurio, la herejía, etc. El segundo capítulo de tan perverso libro está dedicado a la fornicación, contiene los siguientes castigos por desviación de la norma y realizar actos sexuales prohibidos:

El hombre que fornica con un hombre afeminado o con otro hombre o con un animal debe ayunar durante 10 años. En otra parte del capítulo dice que todo el que fornique con un animal debe ayunar durante 15 años, y los sodomitas deben ayunar durante 7 años.. 

Las reglas respecto a la masturbación eran similares:

-Quien se toque, debe abstenerse de comer carne durante cuatro días. Quien desee fornicarse a sí mismo [¿¿¿???], debe ayunar entre 40 días a 20 días. Si es un niño y lo hace a menudo, o se le inflinge un ayuno de 20 días o se le da latigazos.

Las mujeres también fueron amenazados con castigos terribles si tenían la tentación de darse placer a sí mismas con instrumentos hecho en casa, tanto comestibles o mecánicos:

Las mujeres que tenían algún tipo de dispositivo para satisfacerse o aplicaban sus conocimientos para aumentar el tamaño del miembro masculino para que coincidiesen con su deseo pecaminoso, eran duramente castigadas.

Pero aun era peor...

 

sexo en la edad media Cultura Inquieta3

Aquel que eyacule su semilla en la boca, ese es el peor de los demonios. Su penitencia se prolongará hasta final de su vida.

No era sólo la Iglesia la que se apresuraba a denunciar a la gente haciendo lo que es natural. Realeza, nobles y terratenientes utilizaron su poder para influir en los jóvenes enamorados. El rey Felipe IV de Francia (1268-1314) fue conocido como "Felipe el Hermoso". Cuando descubrió que algunos de sus caballeros favoritos estaban teniendo "relaciones" con sus tres hijas, decidió arrestar a estos hombres y destriparlos. Sus hijas fueron enviados a un convento por sus pecados.

Curiosamente, la prostitución floreció durante la Edad Media y fue ignorada en general por la Iglesia, o sencillamente considerada como un mal necesario, como el erudito y santo Tomás de Aquino (1225-1274) pensó:

Si la prostitución fuese suprimida, las lujurias no satisfechas derrocarían a la sociedad.

La mayoría de las ciudades tenían un burdel. Las prostitutas eran reconocibles por su vestimenta, un velo y un vestido con una gruesa raya amarilla. Los clientes habituales provenían de las clases más acomodadas.

El pequeño diagrama práctico explica los entresijos de lo que era o no aceptable, y explica por qué si eras joven, estabas excitado y te apetecía un poco de acción, estabas realmente jodido...

sexo en la edad media Cultura Inquieta4

Cultura Inquieta logo