Lee Friedlander: Últimas semanas para visitar la elegida por el público como mejor exposición de fotografía de 2020

"Yo solo pensaba en pasármelo bien". Es lo que el fotógrafo responde cuando es entrevistado por Giancarlo, su nieto, en una grabación que podemos disfrutar en su exposición en Madrid gracias a Fundación MAPFRE.

 

lee friedlander
Lee Friedlander Baltimore, Maryland, 1968 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco

 

«Se trata de una exposición retrospectiva muy ambiciosa, 350 fotografías que nos permiten hacer un recorrido completo por toda su obra. Además presentamos unos cincuenta publicaciones que acompañan muchas de las series que vieron la luz en forma de libro», nos cuenta Carlos Gollonet, comisario de la exhibición.

También algunas portadas de los varios cientos de cubiertas de discos de jazz que realizó al comienzo de su carrera como encargo de la casa discográfica Atlantic Records, y que muestran su pasión por esta música. La verdad es que si tuviéramos que poner banda sonora a la exhibición bien podría ser cualquier tema de Jhon Coltrane o Joe Turner.

Friedlander es de esos tipos que te cae bien tan solo viendo su fotografía y termina de conquistarte al escucharle. «Es sin duda uno de los grandes nombres de la fotografía del siglo XX, que, además, aún no había tenido una exposición retrospectiva en Madrid», comparte Gollonet. 

Bien merece la pena acercarse antes del 10 de enero a la Sala Recoletos de Fundación MAPFRE (Paseo de Recoletos, 23) de Madrid para disfrutar de este recorrido cronológico por la obra del fotógrafo que ha sido votado por el público como la mejor exposición de fotografía dentro del programa de PHotoESPAÑA 2020.

 

lee friedlander1
Lee Friedlander Paul Tate, Lafayette, Lousiana, 1968 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco

 

«Lee irrumpe, como un torbellino de ingenio y novedad, en la escena de la fotografía artística en los años sesenta. Crea argumentos visuales confusos y sacude al espectador con un sentido de la ironía derivado de yuxtaposiciones de objetos e ideas aparentemente inconexas que contrasta con la seriedad de los antiguos profesionales».
—Carlos Gollonet

Sin grandes pretensiones de ningún tipo, la fotografía de Friedlander es directa, natural, no distingue lo bello de lo feo ni lo importante de lo trivial e incluye retratos familiares, paisaje, juegos visuales y autorretratos.

«Cuando el MoMA organizó la exposición The Photographer´s Eye en 1964, y le pidieron una declaración sobre su obra, él mismo señaló que reflejaba “el paisaje social americano” y eso es lo que ha estado haciendo en las últimas seis décadas. Pero desde un punto de vista centrado en conocer más sobre sí mismos y los hechos visuales de su entorno», explica el comisario.

 

lee friedlander2
Lee Friedlander Father Duffy, Times Square, New York City, 1974 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco

 

En la muestra podemos admirar The American Monument, no solamente uno de sus proyectos más importantes, sino una de las series más significativos de la fotografía del siglo XX y la mejor forma de ver y entender a Friedlander.

«Si pensamos como fotografiaríamos un monumento en la tradición de la fotografía o del arte en general, imaginamos que esa estatua, monolito, o lo que sea debería ser el centro de la imagen. Pero cuando miramos esta serie, vemos una variedad de encuadres y puntos de vista imprevisibles», explica Carlos Gollonet. «Friedlander dignifica estos monumentos con sus fotografías, pero no deja de lado la ironía y el humor, con esa nueva mirada al mundo tan suya».

En 1964, el fotógrafo visitó España en 1964 gracias a una primera beca Guggenheim que le permitió estar todo ese año viajando y fotografiando por Europa con su familia. Los motivos que le interesan también en nuestro país son sus habituales: escaparates, reflejos, anuncios publicitarios, etc. Esta serie, con algunas fotos hasta ahora nunca mostradas al público, también está presentes en la exposición. 

 

lee friedlander3
Lee Friedlander Nashville, Tennessee, 1963 Fundación MAPFRE collections © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco

 

«Yo solo buscaba retratar al tío Vern», cuenta Friedlander en la misma grabación de la que hablábamos anteriormente. «Sin embargo, al hacerlo, en el objetivo se coló el coche de su familiar. Y cerca del coche, la ropa tendida de la tía Mary. Y en el mismo plano, algún árbol, algún pájaro. Y cerca de todo eso, los millones de guijarros de aquella calle mal empedrada. ¡Qué medio tan generoso es la fotografía, que permite hablar de todo esto a la vez!», afirma el fotógrafo.

Precisamente por esa generosidad de la fotografía, teniendo en cuenta las circunstancias actuales, es una suerte disfrutar de una exposición como esta. 

«La situación que ha provocado la pandemia en nuestra sociedad es traumática. El mundo cultural ha salido en tromba, compartiendo contenidos desde plataformas digitales y su consumo ha aumentado exponencialmente a lo que antes era habitual», sostiene el comisario Gollonet.

«Pero eso no es suficiente, la cultura no es solo contenidos, también es socialización, compartir, intercambiar ideas. Ante tanto desconcierto e incertidumbre por esta pandemia inexplicable, la cultura ofrece solidez, belleza, sosiego, disfrute, conocimiento… por eso es más necesaria que nunca, porque también la cultura aporta medios para interpretar este presente incomprensible y enfrentarse a los desafíos del futuro», concluye.

Y sin duda el trabajo de Friedlander es un bálsamo para la calma que nos ayudará a conseguir el encuadre perfecto, el lugar donde reside el secreto de su fotografía.

 

 

lee friedlander4

Lee Friedlander Maria, Las Vegas, Nevada, 1970 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco

lee friedlander5

Lee Friedlander Haverstraw, New York, 1966 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander6
Lee Friedlander Albuquerque, New Mexico, 1972 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander10
Lee Friedlander Chippewa Falls, Wisconsin, 1986 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander9
Lee Friedlander Jean Genet, Chicago, Illinois, 1968 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander8
Lee Friedlander Kyoto, Japan, 1981 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander13
Lee Friedlander Oregon, 1997 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander18
Lee Friedlander Montana, 2008 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander15
Lee Friedlander Grand Teton National Park, Wyoming, 1999 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander12
Lee Friedlander Omaha, Nebraska, 1995 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander14
Lee Friedlander Baton Rouge, Lousiana, 1998 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco
lee friedlander17
Lee Friedlander New York City, New York, 2002 Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco © Lee Friedlander, courtesy Fraenkel Gallery, San Francisco

 

Lee Friedlander: Hasta el 10 de enero en la Sala Recoletos (Paseo de Recoletos, 23) de Madrid

 

 

 

Cultura Inquieta logo