Masahisa Fukase refleja en su retratos en blanco y negro el tierno vínculo con su gato

Las mascotas son compañeros leales y su presencia nos aporta innumerables beneficios: aumentan la felicidad, disminuyen el estrés y nos hacen compañía. Es entendible porque muchos lo acaban considerando un miembro más de la familia.

El fotógrafo japonés Masahisa Fukase encontró en su amado gato Sasuke no sólo un amigo de aventuras, sino una fuente de inspiración inagotable. Las primeras imágenes que tomó del cachorro datan de 1977, ahora cuatro décadas después sale a la luz un libro que recopila que recopila algunos de esos tiernos y alegres retratos de su compañero felino favorito.

 

masahisa fukase retrato gato 1

 

Los gatos siempre habían formado parte de la vida de Fukase desde su infancia, pero fue a Sasuke al primero al que decidió capturar con su objetivo. El prólogo del libro revela cómo Fukase disfrutó criando a unos cuantos: Tama era el caparazón de tortuga con el que creció; Kuro, un gato negro de sus años de estudiante; Hebo era un gato persa negro, mientras que Kabo, un siamés, y Gure, un gato callejero al estilo azul ruso. Pero su gato preferido era Sasuke, ya que fue el primero y el que más fotografió.

Curiosamente, tan sólo días después de su llegada, Sasuke se escapó de casa. El texto descubre que Fukase inmediatamente cubrió el vecindario con pequeños carteles de 'Lost Cat'. Dos semanas después, una mujer lo llamó por teléfono diciendo que había encontrado un gatito en un estacionamiento en Harajuku que coincidía con el de su pequeño cartel.

 

masahisa fukase retrato gato 7

 

Aunque según Fukase, en realidad no se trataba de Sasuke, pero como le gustaban tanto estos animales decidió fingir que era su pequeño amigo y adoptó al que sería Sasuke Two. Tras este “reencuentro” el artista se llevó al gatito con él a todas partes, para acostumbrarlo al mundo exterior. Cuando llegó el verano, se fue de Tokio a las profundidades del campo, junto a Sasuke. Nunca se cansó de fotografiarlo corriendo al aire libre, retozando con insectos y ranas.

"Ese año, pasé gran parte de mi tiempo arrastrándome sobre mi estómago para tomar fotografías a la altura de los ojos de un gato, y esto me convirtió en un gato. Fue la tarea más feliz: tomar fotos, mientras jugaba con algo que me agradaba, en armonía con los cambios de estación”, recuerda Fukase.

Simplemente titulado “Masahisa Fukase: Sasuke” más que un libro de fotografías es un entrañable álbum familiar dónde se aprecia el tierno vínculo afectivo que perdurará para siempre en estos bellos retratos.

 

masahisa fukase retrato gato 3

masahisa fukase retrato gato 4

masahisa fukase retrato gato 5

masahisa fukase retrato gato 6 

masahisa fukase retrato gato 8

masahisa fukase retrato gato 9

masahisa fukase retrato gato 10

masahisa fukase retrato gato 11

 

 

Por 

Cultura Inquieta logo