Dalí y Playboy

Dalí y Playboy

Pelo rubio, dientes brillantes y carne anaranjada, depilada y prieta, es el ideal de belleza femenina que ofrece la revista Playboy de hoy. Resulta difícil imaginar que Playboy fuera una vez material de lectura escogido por hombres elegantes de los años 50 y 60 y una publicación que atrajo la contribución de escritores y artistas respetados. Y los cuerpos desnudos de mujeres reales, como expresión de la belleza natural del individuo.

En 1974 Salvador Dalí preparó una serie de fotos basadas en bocetos preliminares para el fotógrafo Pompeo Posar para Playboy , titulada "El mundo erótico de Salvador Dalí". Como la sexualidad se hizo cada vez más desinhibida a partir de la década de 1920 en adelante, Salvador Dalí se comprometió a exponer el trasfondo del deseo sexual. Podría incluso ser considerado como el antecesor del propio Hugh Hefner. Dalí, el artista español del movimiento surrealista, residió en París sólo para trasladarse a América para escapar de la amenaza inminente de los ejércitos de Hitler y para perseguir la promesa del potencial de hacer dinero en los Estados Unidos .

A diferencia de Hugh Hefner, Dalí era un ávido fan del psicoanalista Sigmund Freud, hasta tal punto que muchos creen que su arte y reflexiones escandalosas, son una representación de las teorías de Freud sobre el sexo como el motivador del curso y de la personalidad del individuo.

Como artista Dalí estaba obsesionado con la desnudez, la represión sexual y la manifestación de la sexualidad en el subconsciente humano, su arte comprendía símbolos y signos de estas fascinaciones y fantasías. Le gustaba sorprender, escandalizar y confundir a sus seguidores, lo que dio como resultado una extraña, repelente y finalmente apasionante imaginería. Por encima de todo se esforzó en obtener beneficios económicos, aún a costa de su reputación profesional, sus compañeros creían que estaba prostituyendo el arte.

 

 

Galería de imágenes

Cultura Inquieta logo