La quietud y el silencio capturados en estas fotografías de icebergs y glaciares

Contemplar un paisaje nevado o congelado produce una paradoja vital en nuestro interior; sentimos una especie de paz desasosegante en mitad del silencio y de la estaticidad del conjunto que forman los icebergs, los glaciares, el mar en calma, los cielos grises, el viento jugando con las curvas de nuestras orejas y el vaho saliendo denso por nuestras bocas; es esa paz desasosegante que hay justo antes de la tormenta.

Suscribirse a este canal RSS

logo

    

 

Uso de cookies. Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.