Cuando lo mejor que podemos hacer es dejarnos llevar como las olas en el mar

Dejarse llevar, fluir, volar, y nadar hasta hacernos ligeros y convertirnos en una ola más en el inmenso mar, eso es lo que han conseguido los directores franceses Thibaut Bertrand Guerry y Ras-han que, desde la playas borrascosas de la Bretaña, nos traen toda la belleza que cabe en el cuerpo de un bailarín que se une tácitamente con el mar.

Ya lo decía Baudelaire: "El baile puede revelar todo el misterio que la música concede" y Thomas Guerry es el bailarín que se mece, como animal marino, en la arena hasta hacer que su cuerpo sea una gota más. Con el aire majestuoso propio de los invertebrados,  su cuerpo se alirá con el viento y la corriente marina. Una oda a todo lo que nos hace volar, a lo que nos hace libres.

 

 via NOWNESS

Cultura Inquieta logo