El espíritu de Marina Abramović en 86 minutos: ‘The space in between’

La artista ha viajado por todo el mundo, desarrollando su técnica e investigando distintas líneas del pensamiento a través de su arte, para encontrar respuesta a la complejidad de la naturaleza humana. Ahora, tras cuarenta años de trabajo, abre su diario para convertir en imágenes sus pensamientos y llegar más lejos que nunca, hasta el mundo espiritual.

 

Marina Abramovic performance arte controvertido Portrait with Scorpion 2005

Con escorpión, 2005

En 1973, Marina Abramović llevo a cabo su primera performance. Se sentó en una silla, colocó su mano abierta con la palma hacia abajo sobre una mesa blanca y jugó con veinte cuchillos hasta cortarse veinte veces. Después, vio la grabación e intento reproducir los mismos movimientos y errores. Con esta acción performática pretendía unir el pasado y el presente de una manera simbólica a la vez que estudiaba su nivel de conciencia ante un acto de autolesión.
Abramović siempre se ha movido entre el dolor y lo políticamente incorrecto. Ha puesto su vida en peligro por decisión propia infinidad de veces, rozando el límite, poniendo a prueba su mente y su cuerpo. Se ha enfrentado al fuego, se ha cortado la piel, ha mezclado medicamentos que alteraron su percepción e incluso se ha expuesto a vejaciones y tímidos abusos sexuales sin mover un dedo.

 

Ritmo 10. Ao 1973

Ritmo, 1973

 

Marina Abramovic performance arte controvertido 1974 1

1974

 

The lips of Thomas 1970 1975

The Lips of Thomas, 1970-75


Como pionera, su trabajo ha sido muy incomprendido, sobre todo en sus inicios, a principios de los años setenta, cuando el performance aún no tenía nombre y su práctica era considerada una locura. A pesar de todo, Abramović ha sido siempre fiel a sus ideales y se ha mantenido firme ante las críticas, sobreviviendo día a día incluso cuando el único techo que tenía para dormir era el de una furgoneta.

Después de cuatro décadas de creación e investigación, la que algunos llaman –la abuela del performance- presenta su nueva obra ‘The space in between’, un documental de 86 minutos que refleja el trabajo de cuatro años.
El film, que se estrenó el pasado 13 de diciembre en el Museum of Moving de Nueva York, muestra al espectador el viaje espiritual que la artista realizó por Brasil en busca de la sanación personal y de la inspiración. Una vez más, se convierte en sujeto constitutivo de la obra artística, viviendo en primera persona rituales sagrados de la mano de sabios y curanderos.

Con unos paisajes espectaculares y una fotografía de calidad excepcional, su particular sinceridad y una más que evidente sangre fría ante las escenas grotescas, Abramović vuelve a superarse así misma tal y como nos tiene acostumbrados.

Trailer de su nuevo documental “The space in between”: 

 

Por Adela M. Sevilla

via The Space In Between Film

Cultura Inquieta logo