Malinas: Arte y belleza en el corazón de Flandes

Cultura Inquieta ha visitado y vivido recientemente Malinas, una apacible y preciosa ciudad belga que late al son del arte, la historia y de sus 80.000 afortunados habitantes.

 

malinas culturainquieta

 

Atraídos por su historia, por sus tradiciones, por sus secretos escondidos en los viejos palacios de piedra y por la la 8ª Bienal de Arte en Movimiento, decidimos viajar hasta esta joya oculta que emerge en el corazón de Flandes. A escasos 20 kilómetros de Bruselas, Malinas (Mechelen) nos enamora a un golpe de vista. Lo tiene todo para ser una ciudad candidata a los premios "yo aquí podría vivir y ser feliz".

 

malinas culturainquieta2 

Es una ciudad cálida, elegante y joven de edificios flamencos. La expresión artística de sus calles transforma las viejas y calladas paredes en un lienzo infinito, en el que ni el mismísimo Rubens hubiera podido evitar dejar su impronta. Malinas rezuma primavera, magia y ganas de explorar.

 

malinas culturainquieta7

 

Malinas, la ciudad tomada por las mujeres

Paseando por sus calles nos cuentan que Malinas es "la ciudad tomada por las mujeres" gracias a dos Margaritas. La primera, de York, instaló la corte en la ciudad, transformándola en un centro político y cultural. La segunda, Margarita de Austria, ejerció de regente de Holanda y Flandes desde Malinas. A ellas se las deben dos de los monumentos más importantes de la ciudad, aunque el Palacio de Margarita de Austria esté mejor preservado y adaptado a las visitas. Y aquí no queda la cosa con las féminas, la ciudad belga puede presumir de tener dos Beaterios:

El "Beguinaje menor", un encantador oasis de tranquilidad en el centro de Malinas, se fundó en el S. XIII y fue el primer beaterio de la ciudad. Más tarde, se construyó un beguinaje fuera de las murallas al que no pudieron acceder las ancianas o aquellas que mujeres con dificultades para moverse. El "Beguinaje menor" fue restaurado hermosamente como primera zona de revaloración de Flandes.

Ambos nos engullen en sus entrañas, nos erizan la piel y nos impresionan por su belleza y extraña calma.

 

malinas culturainquieta8

 

Malinas sabe a Flandes, a chocolate y a cebada. El pedaleo de las bicis, el mecanismo mágico de sus carrillones y el agua de los canales protagonizan su sonido. La ciudad  huele a madera, a historias y a cerveza que han dejado un poso con nombre de mujer... Malinas es un regalo para experimentar con los 5 sentidos.

 

malinas culturainquieta9

  malinas culturainquieta5 

malinas culturainquieta10

DSC 0510

DSC 0536

DSC 0746

malinas culturainquieta4

malinas culturainquieta12

malinas culturainquieta13

malinas culturainquieta15

malinas

malinas culturainquieta17

malinas culturainquieta19

malinas culturainquieta20

malinas culturainquieta21

malinas culturainquieta22

malinas culturainquieta23

malinas culturainquieta24

malinas culturainquieta25

 Todas las fotografías del artículo pertenecen a ©culturainquieta

 

Anticuarios callejeros en los que dejar volar nuestra imaginación, talleres de bicicletas cuyas paredes esconden asilos de plantas, cultura, iniciativa y sueños. Malinas, esa ciudad que no impone barreras a sus visitantes y siempre te recibe con los brazos abiertos.


Más información en Visit Flanders

Cultura Inquieta logo