De vivir en la calle en Nashville a ser el número uno en Suecia

Un cuento de hadas o la certeza de que no todo lo que mal empieza en la vida, mal acaba. Os contamos una historia de esperanza, la de Doug Seegers , que vivía bajo un puente en Nashville cuando llegó al número 1 en Suecia

 

1500299289 677390 1500299520 noticia normal

 

La de Doug Seegers es una auténtica historia de rendención. Con 66 años, vivía debajo de un puente en Nashvilee después de una historia de escisión familiar, drogas y alcohol. Seegers fué hasta la capital de Tennessee buscando un sueño; el de triunfar en la música. Sin embargo, se encontró con una realidad dura y bien distinta.

Tras el divorcio, Doug dejó la bebida y se centró en la música, estuvo años sobrio, pero se sentía solo, como explica en Cinderella Man, el documental sueco que narra su increíble historia.

 

1418580544784

 

 

Pero a veces la vida pega giros maravillosos. Una cantante llamada Jill Johnson decidió poner en marcha un programa de televisión en la que ella y algunos amigos exploraban Nashville. Un día, durante el rodaje, se enteraron de que un cantante sin hogar tenía una de “las voces más singulares dentro de la música country.” Ese hombre era Seegers. Johnson y los suecos localizaron a Seegers, y juntos grabaron la canción original de Seegers, “Going Down to the River”. La canción se convirtió un éxito inmediato.

“Going Down to the River” se convirtió en el single número 1 en iTunes, y Sweegers pasó de ser un músico callejero desconocido en Nashville a ser un hombre muy conocido en Suecia. Se dio a conocer su álbum de debut, también titulado “Going Down to the River”, ¡que llegó a ser disco platino! Realizaron una gira por Suecia y sus conciertos se llenaron todas las noches.

 

 

En su cuenta de Facebook se refiere a su historia como “el cuento de Doug Seegers”. Una historia de fantasía con todos los ingredientes clásicos y casi demasiado bueno para ser verdad. Pero el vagabundo convertido en estrella es real… No menos sorprendente es cómo Seegers maneja su nueva fama. Todos los que trabajan cerca de él, tienen constantemente que recordar que hace menos de 3 años, Seegers estaba viviendo debajo de un puente, luchando contra la adicción y tocando su música en las calles para sobrevivir.

¡Vivan los finales felices y la divina justicia poética! Te desdeamos mucha suerte y salud, Doug.

 

 

h/t: Rolloid

 

 

Cultura Inquieta logo