Tres gritos de Alberto Bianchi y una fotografía

Una expresión poética en forma de alaridos que expresan algunos de los sentimientos más vulnerables del ser humano. 

 FotoPoesíaCulturaInquieta4Ángel en el cementerio de Montparnasse, París

 

Alberto Bianchi es un joven madrileño amante de la poesía. Traductor literario con un profundo interés por el mundo de las letras, su extraordinaria sensibilidad, romanticismo y su sentir de desarraigo, propician su necesidad de crear escritos como fórmula íntima de expresión. Una forma de comunicarse con el mundo exterior a través de su sentir, visceral y melancólico.

Os dejamos, sin más, con tres de sus poemas ¡qué nos han emocionado!

 

Piedra

Mirar sin ver
Pensar sin existir
Vivir sin estar
Comulgar con la luna
La miseria del devenir
Esperar sin saber a qué
Unicamente sintiendo
El frío y la soledad que llevo dentro
Con la cabeza baja escuchando en silencio libertad
Soy Ángel de piedra sintiendo la voz del viento.

 

Vacío

De tanto dar, me vacié.
De tanto luchar, al final, sucumbí.
Te quiero, pero ya no te amo.
Te extraño, pero no te añoro.
Te lloran mis recuerdos
pero las cuencas de mis ojos ya se secaron.
La hoguera de mi alma se extinguió,
las cenizas en el aire se dispersaron.
Nací de nuevo,
me costó volver a ser,
me fue arduo existir,
y ya siendo,
alcé el vuelo y
volé lejos del desconsuelo.

 

Refugio

Noche sin luz.
Noche sin tu nombre.
Etéreo esperaré entre negras sombras de nubes deformes.
Mudo como un pez,
Vigía como un Dios,
Sumergido sin tu luz,
Sin tu sueño
en la pecera visceral del abismo del tiempo duermo.
Esperaré a que aparezcas para que bordes estrellas
Y, así, dormir rodeado del refugio de tu nombre.

 


Textos, por Alberto Bianchi

 

Cultura Inquieta logo