Viajar nos hace mucho más felices que cualquier riqueza material

Hay placeres que no deberían comprarse con dinero, pero ya que lo hacemos, que sea para otorgar valor a lo que realmente nos importa. Viajar es una de ellas.

Cultura Inquieta. Viajar 2

 

"Cada nuevo recuerdo que nos aportan las nuevas experiencias puede convertirse en una verdadera fuente de alegría, que se queda con nosotros durante toda la vida".

El dinero no debería dictarnos quienes somos, sin embargo elegimos nuestras propias necesidades a través de él. Y en cuanto contamos con él, corremos a comprarnos esas cosas materiales que deseamos tener en ese momento. Pero, ¿cuánto dura esa felicidad? Con el tiempo, ese estímulo disminuye y se va sin dejar rastro. Y aunque muchos piensan que un objeto físico dura más tiempo, y por ende, esa felicidad que nos produce, lo cierto es que no es tanto así.

Un nuevo estudio llevado a cabo por el profesor de psicología de la Universidad de Standford, Thomas Gilovich, ha demostrado que experimentamos el mismo aumento en la felicidad cuando compramos algo que queremos que cuando viajamos. Pero, y eso es lo más importante, la cantidad de felicidad que obtenemos de nuestra compra disminuye con el tiempo, mientras que los recuerdos de nuestra experiencia de viaje continúan suministrándonos hormonas de la felicidad por mucho más tiempo.

Ir a diversos tipos de eventos inusuales, ir de viaje, aprender nuevas habilidades, incluso deportes extremos: todos estos son una fuente ideal de felicidad para todos y cada uno de nosotros. Un móvil nuevo o, incluso, un coche se convertirá, temporalemnte, en otro objeto más que poseemos, o de lo contrario se volverá viejo y obsoleto.

Y es que, según el informe, resulta que el principal impedimento para la felicidad es la adaptación. Tan pronto como compramos algo, al tiempo se vuelve ordinario y poco estimulante. Este proceso se repite una y otra vez, por lo que apostemos más por los buenos recuerdos, la verdadera fuente de alegría que se queda con nosotros hasta el final de nuestros días. 

h/t: brightsideme

 

Cultura Inquieta logo