Punto y seguido: que la vida nos mate vividos

No, no cambia nada de un día para otro, las cosa buenas no vienen de un día para otro, ni las malas se van, al menos no más que en otra fecha cualquiera.

Pero la excusa del fin de año es perfecta para pararnos a pensar, hacer balance y seguir, seguir siempre hacía adelante.

 

Captura de pantalla 2017 10 18 a las 01.05.05

 

Tampoco vamos a ser de repente los que siempre quisimos ser y no hemos sido capaces, podemos serlo, aunque nos va a costar el mismo esfuerzo que en cualquier otro momento.

Seguro que muchos coincidimos en deseos y propósitos, pero y van los nuestros, los de la familia Inquieta, lanzados a los mares de Internet llenos de amor y buenas intenciones:

Viajad, viajad todo lo que podáis, en un medio de transporte o con la mente, no para escapar, sino para encontrarnos. Sonreid, sonreid por las pequeñas cosas porque eso es lo que nos hace grandes.

Bailad, como si nadie os estuviera viendo y también como si sí. Equivocaos, amad, llorad, disfrutad, leed, soñad, ved cine, compartid(compartir es vivir), escuchad música.., en definitiva, vivid. Porque ya sabemos que vivir mata, y ya que la vida nos va a matar igual, que nos mate vividos, ¿no?.

Y como sin música la vida sería un error, aquí os dejamos este regalo en forma de repaso. Gracias por habernos acompañado en 2018, ¡nos vemos en el 2019! ¡Os deseamos lo mejor de lo mejor!

 

Por Verónica Martín

 

Cultura Inquieta logo