Pantalla Inquieta: Cambios de piel

Cinco películas para vivir otras vidas.

Por Luis Alonso

Yo, que siempre me he considerado un sonámbulo vital por eso de que siempre ando soñando, tengo entre mi amplio repertorio de anhelos el de vivir mil vidas, ser otras personas en otras circunstancias, en otros lugares y con otras sensaciones y perspectivas de la realidad; y aunque sepa que es algo imposible de alcanzar porque las leyes de la reencarnación no han sido científicamente demostradas o porque no hay nadie que todavía haya tenido una vida que no sea la suya, sea consciente de ello y lo haya contado abiertamente, es constantemente recurrente en mí ese extraño deseo.

Collage sin titulo 31

Quizás por todo eso, siempre he admirado la suerte de todos esos actores y esas actrices que tienen la oportunidad de vestirse con las pieles de otros e indagar, en un ejercicio de empatía extrema, en sentimientos que ellos igual no han tenido nunca o han experimentado de otra forma; es quizás por todo eso que siempre ando buscando en la ficción la fórmula posible de escapar por un momento de mi realidad y vivir un cachito de la de otros, comprobar las causas y efectos de todo aquello que, es muy probable que nunca tenga la suerte de sentir.

Y es ante esa impotencia que me provocan las lógicas imposibilidades de la vida cuando me conformo con la idea de renacer una y otra vez dentro de mis zapatos, saber que existe la probabilidad de reinventarme, volverme a hacer, resetearme y romper con todo lo que he conocido hasta ahora, aquello que, además, muchas veces ocurre dentro del proceso natural que supone crecer de manera física o de manera mental.

Porque crecer es básicamente renacer, reencarnarte en otro tú reforzado ante las adversidades, fortalecido ante ciertas vivencias y experiencias que te dan la vuelta como se le da la vuelta a un calcetín, dejando al aire la costuras que lo mantienen unido, de una pieza.

Hay muchas maneras de resurgir o de reaparecer sin la necesidad de pasear por mil existencias, exprimiendo la única que se nos ha otorgado; sólo hay que dejar que pase la vida por nosotros, o lanzarse sin miedo y con libertad al reto que supone echarle un pulso al mundo y ver como responde, ser un auténtico valiente.

Mientras, siempre tendremos la posibilidad de recurrir a las películas y las mil maneras de reaparecer que en ellas se nos cuentan, las mil maneras de poder experimentar durante un tiempo limitado las percepciones de otras realidades, de otros mundos, de otras culturas, de otros lugares, en otras circunstancias, con otras casualidades, con otras causalidades.

 

1. HEARTSTONE (Guömundur Arnar Guömundsson)

Renacer es superar un primer amor no correspondido, darte cuenta de que un amigo es la familia que eliges y tu posesión más preciada y escapar de un ambiente hostil en pro de tu felicidad y tu realización personal como individuo.

HEARTSTONE

 

2. PRIDE (Matthew Warchus)

Renacer es caer en la cuenta de que la unión hace la fuerza, que la unión hace el amor, que no hay nada que no se pueda lograr en colectivo, ayudando a los demás y ayudándote a ti mismo en el camino que hay hacia todas esas batallas que hay que librar contra las injusticias sociales.PRIDE

 

3. MUCHOS HIJOS, UN MONO Y UN CASTILLO (Gustavo Salmerón)

Renacer es ver que eres capaz de cumplir todos tus sueños, que te los arrebaten y seguir manteniendo la ilusión y la fuerza para crearte unos nuevos, con la mejor de las sonrisas, con el mejor de los sentidos, el del humor.

MUCHOS HIJOS UN MONO Y UN CASTILLO

 

4. SECRETOS Y MENTIRAS (Mike Leigh)

Renacer es redimir de sus pecados a alguien que en algún momento te falló, entender por qué lo hizo, amarlo a pesar de ello y darle una segunda oportunidad porque hay veces que es la vida la que te la ha dado a ti.

SECRETOS Y MENTIRAS

 

5. DOS DÍAS, UNA NOCHE (Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne)

Renacer es salir del profundo pozo de la depresión y la ansiedad, volver a darte la oportunidad de creer en ti, volver a tener fe en que hay gente que vale la pena, que va a luchar por ti y va a estar apoyándote cuando creas que nada vale la pena.

DOS DIAS UNA NOCHE

Por Luis AlonsoDomestika | Instagram | Facebook

 

 

Cultura Inquieta logo