Nuestras relaciones amorosas son un reflejo de la relación con nuestros padres [Estudio]

Según se desprende de este estudio, la relación que sostengamos con nuestros padres durante la adolescencia, es determinante para definir la manera en que nos relacionaremos íntimamente el resto de nuestras vidas.

La pareja no nos crea nuevas emociones, las despierta solamente. Éstas ya han sido inoculadas en nuestra infancia y adolescencia en la primaria y cotidiana relación con nuestros padres.
Todos llegamos a la edad adulta con una 'mochila emocional'. Cual burbujas, esta variedad de emociones ' emergen' desde el subconsciente hacia nuestra superficie mental, y con eso nos enfrentamos en los diversos ámbitos de nuestea vida: sexualidad, amistad, pareja y sociedad.

 

Oedipus WrecksFotograma de Oedipus Wrecks (Edipo reprimido), escrita y dirigida por Woody Allen en 1989

 

Con una labor de 'Arqueología' podremos ver el origen, las causas de qué emociones están rigiendo nuestra conducta o reacciones ' adultas', para procesarlas y reedireccionar nuestra vida.

Según este siguiente estudio, se podría englobar en el ABC de Freud que todos tenemos bastante presente. La relación que llevemos con nuestros padres dictará la manera en que nos comportaremos con el mundo el resto de nuestras vidas. Lo destacable de esta investigación es, quizás, que nos recuerda poner atención en esto para romper la cadena de hábitos inconscientes cuando aún estemos a tiempo (y lo más probable es que siempre estemos a tiempo).

El estudio investigó específicamente el impacto que la relación con nuestros padres en la adolescencia puede tener sobre nuestras relaciones amorosas más de 15 años después. Los investigadores sacaron sus conclusiones a partir de datos del National Longitudinal Study of Adolescent Health. Siguieron a 3.000 norteamericanos desde secundaria y preparatoria hasta que estuvieron en sus treintas tempranos.

“Cuando piensas en la cantidad de vida que sucede entre la adolescencia y los tempranos treintas, hay muchas transiciones por las que pasas”, apuntó Matt Johnson, el autor principal del estudio. “Así que pensar que los comportamientos con tus padres cuando eres adolescente tendrá algún tipo de impacto medible y significativo en el comportamiento que tendrás con una pareja íntima años después es bastante sorprendente”.

 

Edipo y la esfinge Gustave Moreau 1864Edipo y la esfinge, Gustave Moreau, 1864 (detalle)

 

Para aislar la influencia parental, los investigadores hicieron ajustes para depresión pre-existente y problemas de autoestima que los participantes tuvieron cuando eran menores. Y aunque es verdad que el estudio fue muy general y no pudo tomar todo en consideración, los resultados demostraron que aquellos tuvieron una relación conflictiva y tambaleante con sus padres arrastraron ese comportamiento a sus relaciones adultas. Con los mismos hábitos y la misma falta de tolerancia. Y lo mismo viceversa. Si tuvieron una buena relación, sus relaciones íntimas en la adultez fueron más satisfactorias.

Johnson subraya que aquellos que se llevaron mal con sus padres en la adolescencia no deben desesperar. “Mientras la relación adolescente-padre juega un papel importante en relaciones románticas futuras, muchos otros factores contribuyen también a las relaciones sanas. Idealmente, el estudio podría prevenir algunos problemas que pudieran ocurrir en este tipo de casos. “Podrías darte cuenta que algunas actitudes de tus años de preparatoria podrían estar entorpeciendo tu vida amorosa como adulto”.

Por Segundo Alse
via pijama surf

 

 

 

Cultura Inquieta logo