El mundo en el que te gustaría vivir cuando envejezcas

En un mundo que nos coloca en fila india, marcándonos la trayectoria que se supone que tenemos que seguir, aún quedan soñadores que se desmarcan de lo establecido para intentar hacer realidad aquello que sienten y en lo que creen.

 

Residencial Cervantes copiaFoto: Residencial Cervantes

 

Queríamos comenzar septiembre volviéndonos a ilusionar, con la esperanza en el horizonte y el firme convencimiento de que otro mundo es posible, y de que hay muchas personas que se dejan la piel y el corazón para conseguirlo. 

Así, una calurosa mañana de principios de agosto, nos fuimos de excursión al manchego pueblo de Villamayor de Santiago, a unos 110 kilómetros de Madrid, a visitar una Residencia de Mayores entre cuyos principales objetivos está la diversión.

Es una residencia familiar, una empresa pequeña que, sin ningún tipo de bagaje social, decidieron dedicarse a esto. Residencial Cervantes quiere ser diferente, y hacen especial hincapié en la parte más lúdica porque creen firmemente que la vejez no está reñida con la alegría ni con pasárselo bien, que aquí estamos para eso, y más en la parte final de nuestras vidas.

 

IMG 3696Foto: Residencial Cervantes

 

Lo hemos pasado muy mal económicamente, hemos tenido muy mala suerte, pero el dinero es una pequeñísima parte y nunca la más importante. Nos salvó la imaginación, el hacer cosas distintas, arrimar el hombro y trabajar todos duramente, necesitábamos que entrara gente. La cabeza, por delante del dinero", nos cuentan desde la dirección del centro.

No hay vídeo viral, programa o personaje de actualidad que se les resista: Juego de Tronos, el Cejas, el mismísimo Trump o incluso una pedida de mano, son solo algunos de los protagonistas de los muchos vídeos que producen con sus propios recursos, y que les han llevado a aparecer en medios de comunicación y a ser premiados en no pocas ocasiones.

El personal de esta pequeña residencia tiene muy claro que es el hogar de las personas que viven en ella y que lo más importante es que cada una de ellas, además de estar bien cuidada, esté a gusto y se encuentre feliz.

79 plazas (44 plazas de ellas públicas), 10 años recién cumplidos y en torno a unos 35 trabajadores son las cifras de un montón de historias que nos emocionaron y que, ahora, sabemos que son posibles gracias a Triodos Bank.

 

IMG 3679Foto: Cultura Inquieta

 

Llevarlo a cabo no ha sido fácil, la aventura comenzó en 2008, en plena crisis. La inversión requerida era grande, por lo que tuvieron que pedir financiación y abrir puertas con todo preparado pero sin residentes. En una zona rural dónde los ingresos económicos no son precisamente altos, hubo que ajustar mucho los precios y arrancar el proyecto fue complicado. Recuerdan perfectamente que Antonio Molina fue el primer habitante de Residencial Cervantes, toda una celebración.

A él le siguieron nombres como el de Sebastián (por desgracia recientemente fallecido) y María, a quien pudimos conocer. Él no quería ir a la residencia pero ante todo le podía el deseo de no separarse de la que ha sido su mujer durante más de 80 años. "Después de un tiempo dijo que de aquí no se iba, que había encontrado algo que no tenía en su casa: se lo pasaba bien", nos cuenta la propia María.

O Severiana, quien ha estado toda su vida sirviendo en una casa y vivió con una gran emoción el venir por primera vez a Madrid a recoger los premios Nico (Certamen nacional de vídeos de mayores), ella que nunca hubiera imaginado subirse a un escenario.

También está Petra, vacilona y con los ojos llenos de vida nos enseña orgullosa su cuaderno de poesía "Quiero agradeceros a todos la muchísima compañía y lo bien que me habéis hecho en estos bonitos días", escribe en un poema dedicado a la residencia.

 

IMG 3695Foto: Residencial Cervantes

IMG 3678Foto: Cultura Inquieta

 

Son conscientes de que al principio se les consideraba raros, han sido virales, han salido en la tele, otras residencias han seguido su ejemplo y además, han conseguido el apoyo financiero necesario que ha hecho posible que este entrañable proyecto sea una realidad.

Residencial Cervantes tiene un perfil de Facebook con más de 4000 seguidores, Twitter, Instagram y hasta un canal de Youtube. Inciden sobre que, además de ser terapeútico, sus familiares pueden verles también por este canal que se ha convertido en parte de nuestras vidas, incluidas las suyas. "Es importante que se sientan completamente integrados en la sociedad", nos explica Jorge Fernández, director de la residencia.

Todo muy bien, pero no nos queríamos ir de allí sin aprender, sin saber cómo se consigue llevar algo así adelante, de qué manera se logra materializar y mantener un proyecto tan propio, tan familiar y tan personal. Los soñadores natos sabemos que es muy fácil que nuestros anhelos se queden revoloteando y por eso, buscábamos conocer cómo bajar a tierra los sueños.

 

0Foto: Cultura Inquieta

IMG 3685Foto: Cultura Inquieta

 

En la parte económica, Triodos Bank tuvo mucho que ver. "Buscábamos refinanciar el proyecto porque habíamos peleado mucho con el banco con el que estábamos pero no conseguíamos mejora y además teníamos claúsula suelo, que ahora se ha visto que era ilegal. Nos estábamos yendo a la ruina hasta el punto de pensar en tirar la toalla", confiesan.

Casualmente un día les llamaron de este banco socialmente comprometido, "nos buscaron ellos, porque a través de las redes sociales vieron nuestro proyecto y les llamó la atención y nos dijeron si nos importaba que se acercaran a vernos, a hablar si teníamos alguna necesidad, y estuvimos hablando con ellos" .

"Teníamos un préstamo bastante grande que nos estaba asfixiando y ellos nos dieron unas condiciones muy buenas que nos permitieron refinanciar y estabilizar la cosa. La verdad es que era muy sencillo pero no encontramos ningún otro banco que nos lo aceptara e hicimos la propuesta a 10, 12 bancos... Ahora empieza a dar su fruto todo lo que hemos hecho. Triodos fue un punto de inflexión muy importante, a nosotros nos han ayudado mucho y nos ha permitido seguir adelante", explican agradecidos.

 

IMG 3698Foto: Residencial Cervantes

 

Y en ese punto nos los encontramos, creciendo lentos pero sin que les falten las ideas. Entre los nuevos proyectos, una sala multisensorial que está ya en preparación y "el proyecto familia", que aún tardará un poco en materializarse, mediante el cuál los usuarios podrán comunicarse con sus allegados a través de una pantalla instalada en una sala privada.

"No es que nos consideremos soñadores, es que lo somos. Siempre estamos pensando cosas para mejorar, las podremos hacer realidad o no, a lo mejor no se hacen ahora pero sí dentro de unos años, pero soñar no cuesta dinero" y nos vamos contentas, ahora más aún, con la certeza de que otro mundo es posible y que cuantas más personas haya cumpliendo sus sueños, poniendo en circulación su compromiso ético y social, de valores, antes y mejor será realidad este cambio del que nosotros, también queremos formar parte.

Un cambio para el que son necesarios apoyos, agentes y herramientas que permitan hacerlo realidad y que todo no se quede en una visión del mundo que queremos contruir. Triodos Bank es uno de esos agentes de cambio, un banco diferente que emplea el dinero para transformar el mundo desde las finanzas y dar soporte económico a personas que comparten su deseo de lograr un impacto positivo en la sociedad, la cultura y en el medio ambiente.

Triodos Bank es el banco de quienes queremos que con nuestro dinero se impulsen proyectos que construyen una sociedad más justa y sostenible, iniciativas como Residencial Cervantes que trabaja cada día para que 79 mayores sean felices, se diviertan y estén bien cuidados. Los más de 8.700 proyectos a los que ha financiado y financia Triodos Bank demuestran que podemos cambiar el mundo desde la actividad financiera, y que juntos, podemos conseguir muchas cosas.

 

DSC 0142Foto: Cultura Inquieta

 

Nos quedamos con el deseo de una de las residentes que, mientras nos coge cariñosamente las manos, nos mira con sus ojillos llenos de vida y nos dice: "qué seáis muy felices". 

¿Que dónde nos gustaría vivir cuando tengamos 85 años? En la luna o en Villamayor de Santiago, pero sobre todo, en un lugar donde podamos seguir sintiéndonos vivos. Si tú también quieres ser parte del cambio, haz click aquí.

 

 

 

Cultura Inquieta logo