Consejos para frenar la ansiedad por coronavirus [Psicología]

La amenaza que representa el nuevo coronavirus (COVID-19) para la salud física es grave, y a medida que el brote continúa y nos está obligando a aislarnos en nuestros hogares durante día tras día y a adoptar medidas muy severas, el miedo, el estrés y la incertidumbre están horadando la salud mental de miles y miles de personas.

 

Henn Kim cultura inquieta
Ilustración, de Henn Kim

 

El coronavirus puede llevar a sentir pánico no sólo a las personas que ya padecen ansiedad, sino también a la comunidad en general, según informa la psicoterapeuta Carrie C. Mead.

El razonamiento detrás de la ansiedad es simple, incluso si el camino para aprender a gestionarla no lo es. "El miedo es una respuesta natural y adaptativa a situaciones como estas y también es uno de los mecanismos básicos de supervivencia para mantenernos con vida", explica el neurocientífico Jud Brewer, jefe del Centro de Mindfulness de la Universidad de Brown y fundador de MindSciences.

"Sin embargo, cuando unes miedo con incertidumbre, eso nos conduce a la ansiedad".


Acepta tu ansiedad y explórala

"Es importante reconocer que la ansiedad está presente", dice la psicóloga clínica Carla Manly. Pretender que tu miedo no existe es un error, es contraproducente; sólo incrementará tus niveles de ansiedad. En cambio, "trátalo con compasión", señala la psicoterapeuta Emily Souder. "Debes saber que no tienes el control de ti mismo y que tus pensamientos ansiosos no son representativos de la verdad. Haz todo lo posible por verlos como algo separado de tu vida".

 "Si la ansiedad aumenta, la persona puede rastrear cuánto aumenta y qué lo provocó", agrega la doctora Manly. Esto puede ayudarte a sentirte en control de tu ansiedad.

También es útil que te preguntes por qué, específicamente, sientes ansiedad en este momento. ¿Miedo a contraer el virus? ¿Pasárselo a tus seres queridos?
Pregúntate qué puedes hacer para manejar el problema, ya sea seguir las estrategias de prevención aprobadas para el COVID-19, discutir la seguridad de tu trabajo con un gerente o reducir el tiempo que pasas en sitios de noticias para aliviar las preocupaciones.
Luego, practica la aceptación del problema o toma medidas para abordarlo, como trabajar de forma remota  (desafortunadamente, muchas personas no pueden hacerlo) y tratar de cuidar tu salud, tu alimentación, horas y rutina de sueños.

 

Henn Kim cultura inquieta 2
Ilustración, de Henn Kim

 

 Frena la ansiedad

Para evitar que la ansiedad se apodere de ti, simplemente respira. Otros ejercicios que puedes poner en práctica son los siguientes:

   – Observa cinco cosas a tu alrededor. Puedes comenzar con lo más a la mano, pero luego puedes profundizar y ver las cosas sutiles en el espacio que te rodea.
  –  Pon atención a cuatro cosas que puedas escuchar. Nuevamente, comienza con sonidos más obvios, y luego perfecciona tu oído hasta llegar a los menos notables.
  –  Pon atención a tres cosas que puedes sentir en tu cuerpo. ¿Puedes sentir el latido tu corazón? ¿Tienes hambre o estás lleno? ¿Alguna zona de dolor? Anota todo en una libreta.
  –  Repite según sea necesario. Cada vez, ve si puedes desafiarte a ti mismo para encontrar cosas nuevas que sentir.

 

Henn Kim cultura inquieta 10 
Ilustración, de Henn Kim

 

Redes sociales

Trata de utilizar las redes sociales, en primer lugar, como una forma de conectarte con familiares y amigos en un momento en que podrías sentirte aislado.

Si también utilizas Twitter, Facebook, Instagram o cualquier otra red social para recibir noticias de lo que está pasando, sé inteligente al respecto.

Si bien es importante estar al tanto de los desarrollos, no sirve de nada consumir todas las noticias que encuentres. Sigue fuentes serias, contrastadas, en las que puedas confiar, para obtener noticias precisas y actualizadas. Es saludable dejar de seguir o bloquear las fuentes que sólo te generan ansiedad.

 

Henn Kim cultura inquieta 5 
Ilustración, de Henn Kim


Mantén una rutina

Establecer una rutina diaria nos da una sensación de estructura personal que es vital para manejar el estrés emocional durante un tiempo tan cambiante e imprevisible, con tanta incertidumbre.

Decide cuáles son tus prioridades en este momento y establece límites entre las diferentes actividades, especialmente si trabajas desde casa.

Recuerda dedicar un tiempo determinado para hacer ejercicio, comer bien (de forma saludable, a las horas precisas y no muy abundantemente), conectarte con las personas que te importan y tratar de hacer actividades sencillas que te brinden bienestar y alegría, también es fundamental para mantener la capacidad de recuperación emocional bajo presión.

 

Henn Kim cultura inquieta 4
Ilustración, de Henn Kim

 

 
Guardar silencio

Los especialistas incluyen entre sus recomendaciones la práctica diaria de atención plena, ya sea meditación u oración. Estas prácticas ponen nuestros pies en la tierra y son altamente efectivas para calmar el sistema nervioso autónomo y el centro de lucha o huida del cerebro.

Aconsejan también comenzar con 7 a 10 minutos de silencio todos los días, y luego aumentar a dos veces al día. Así, estos pequeños pasos tendrán un gran impacto.

"Durante tu tiempo de silencio, intenta practicar la respiración guiada, la meditación o la visualización, utiliza aplicaciones de meditación si necesitas ayuda para comenzar", dice Alexandra Finkel, LCSW, copropietaria y terapeuta de Kind Minds Therapy.  

Enfocarse en la respiración puede interrumpir los pensamientos en espiral y reducir la frecuencia cardiaca y la presión arterial cuando estás bajo estrés.

 

No está siendo fácil, no va a ser fácil, pero por supuesto que vamos a resistir, vamos a seguir resistiendo y vamos a poder con ello. 

Y qué maravillosos los ejercicios constantes de generosidad, de bondad, de solidaridad, de empatía. Vamos a estar bien.

 

Texto, por Andreida De Negri
via
Harmonia

Ilustraciones, de Henn Kim

 

 

 

Cultura Inquieta logo