La poeta Heather Christle nos desvela la historia íntima de sus lágrimas

Existen infinidad de términos para referirnos a la acción del llanto: llorar, plañir, lagrimear, lloriquear, sollozar...  

Y aunque nuestro diccionario afirme lo contrario, según la poeta norteamérica Heather Christle:

“Lloramos cuando fracasa el lenguaje, cuando las palabras ya no pueden transmitir adecuadamente nuestro dolor”.

Por eso, cuando algo nos aflige y rompemos a llorar nuestro alrededor enmudece, porque sobran las palabras. Christle reunió el valor -y las palabras que faltaban- para adentrarse en una poliédrica investigación, de más de cuatro años, sobre el llanto y las lágrimas.

 

heather christle author photo 2020 by christopher deweese 1
La autora Heather Chistle fotografiada por Cristopher DeWeese

 

Su labor se materializó con la publicación de ‘El libro de las lágrimas’, su primera obra de no-ficción en la que, sin perder un ápice del lirismo que la caracteriza, compone un relato en el que disecciona los múltiples prismas que integran la resbaladiza superficie de una lágrima.

El germen de este personalísimo ensayo brota en el momento en que la autora repara en que “quizá no lloramos por, sino cerca o alrededor”. La importancia de conocer ‘el dónde’ la animó a trazar un mapa para recordar todos los lugares en los que liberó su tristeza.

Esta hoja de ruta compartida evidencia como cada una de sus lágrimas contribuyó a nutrir el caudal de los ríos que surcan su complejo universo particular, como sugiere el collage que ilustra la portada del libro publicado por la editorial Tránsito.

heather christle el libro de las lagrimas literatura poesia libro
Ilustración de la portada del libro editada por la editorial Tránsito

 

Con una valentía admirable, la escritora nos permite asomarnos a la historia íntima de sus sollozos, marcada en gran medida por el impacto de la depresión en su familia, su diagnóstico de ciclotimia, el suicidio de un amigo, un aborto involuntario, un embarazo y su faceta como madre.

El texto de naturaleza fragmentaria entrelaza magistralmente las vivencias personales de Christle con hechos científicos, expresiones artísticas, anécdotas históricas, citas literarias y todo tipo de información concerniente al llanto… para dar lugar a un tapiz que, a pesar de estar tejido a base de retales, denota un gran sentido de la armonía en su conjunto.

Entre las curiosidades que encierran sus páginas se presenta, por ejemplo, a una artista que diseñó una pistola que dispara lágrimas congeladas; se descubre que los sistemas lagrimales comenzaron a desarrollarse cuando los peces se convirtieron en anfibios terrestres; y también se explora cómo la historia de las lágrimas se enlaza con la violencia racista o el estigma de la enfermedad mental.

 

heather christle el libro de las lágrimas 3
La artista Yi-Fei Chen posa con su diseño de pistola que dispara lágrimas

 

Los fragmentos literarios también salpican la investigación. Las palabras de Sylvia Plath, Judith Butler, Anne Carson, Joan Didion o Bell Hooks… sirven para reforzar el discurso de empoderamiento del sollozo que atraviesa y unifica todos los retazos que conforman este libro.

De la lectura se desprende la necesidad de reivindicar el derecho a dejarse llevar por el llanto; de perder la vergüenza ante la expresión del comportamiento más humano y universal que trasciende a todas las épocas y sociedades. A fin de cuentas, todos nacemos llorando y cuando partimos de este mundo alguien se despide de nosotros entre lamentos. Es el ciclo de la vida, e irremediablemente las lágrimas siempre formarán de ésta.

 

Heather Christle: Instagram

 

Por 

 

Cultura Inquieta logo