El decálogo del viajero, por Aldous Huxley

Actores, escritores y artistas de todos los tiempos y condiciones encontraron en sus viajes un motor que avivaba su inspiración. Entre los literatos figuras como Faulkner, Hemingway o Capote se dedicaron a viajar durante sus inicios.

Aunque si debemos hablar de un nómada creativo, no podemos olvidarnos de Aldous Huxley. A pesar de los muchos reveses que tuvo que afrontar en su vida, autor de 'Un mundo feliz', fue un trotamundos incansable, enérgico y feliz.

 

caspar david friedrich viajarhuxley
El caminante sobre el mar de nubes, del pintor romántico alemán Caspar David Friedrich, ha sido considerada como una de las obras maestras y más representativas del Romanticismo. Data del año 1818.

 

Con tan solo 16 años, Huxley sufre una queratitis punctata que lo deja casi ciego, aunque consigue recuperar algo de vista en un ojo. Su, prácticamente, ceguera no le impidió en absoluto disfrutar del hecho de viajar.

De hecho, en su modesto Citröen 10 CV, conducido por Marie Nys, su mujer, ambos recorrieron la Europa de los años 20 en un viaje de evasión a la búsqueda de obras de arte escondidas, pésimas carreteras y algunas respuestas que recopiló en su ensayo ¿Por qué no es mejor quedarse en casa?

 

aldous huxley decalogo del viajero 1
Aldous Huxley (1894 - 1963) fue un escritor y filósofo británico que emigró a Estados Unidos. Es conocido por sus novelas y ensayos, pero publicó también relatos cortos, poesías, libros de viajes y guiones.

 

En ese mismo libro el escritor declara “Para mí viajar es realmente un vicio. La tentación de dejarme llevar es una que encuentro tan difícil de resistir como la tentación de leer promiscuamente, omnívoramente y sin propósito”.

Tal fue su pasión por conocer mundo que Aldous dejó para la posteridad un décalogo que cualquier viajero debe conocer:

 

"El viajero legítimo se siente tan interesado por las cosas reales que no encuentra necesario creer en fábulas".

"Es insaciablemente curioso".

"Ama lo desacostumbrado".

"Le complace toda manifestación de belleza".

"Considera absurdo afirmar que nunca se aburre".

"El verdadero viajero ejemplar encuentra que el aburrimiento es más agradable que penoso, pues es el símbolo de su libertad".

"Acepta su hastío cuando éste surge, no meramente de un modo filosófico, sino casi con agrado".

"Para el viajero nato, viajar es una pulsión acosadora".

"Le gusta leer y viajar porque ambas cosas son dos de los más deliciosos sucedáneos del pensar".

"La tentación de entregarse al viaje le resulta casi tan difícil de resistir como la tentación de entregarse a la lectura de un modo promiscuo".

 

 

Por 

 

Cultura Inquieta logo