Elogio de la lentitud, la preciosa enseñanza extraída del libro "Momo" de Michael Ende

 Ir más despacio en esta vida llena de exigencias y echar un pulso al tiempo es un acto de rebeldía, revolucionario, subversivo.

Es común que en la temporada navideña mucha gente esté llena de cosas por hacer. El trabajo, las fiestas o posadas, buscar adornos, regalos o todo lo necesario para la cena. Cualquiera que sea el caso, es común en las sociedades del siglo XXI tener un ritmo de vida acelerado que abstrae por completo a las personas de lo que es realmente significativo en estas fechas. Aprender a ir más despacio, con más calma, con una exigencia menor a cumplir los requisitos sociales sobre cómo transitar el fin de año, podría significar posicionarnos disruptivamente contra el sistema. 

 

niña italiana con flores. sorolla 1886
Niña italiana con flores de Joaquín Sorolla, 1886

Para entender mejor esta declaratoria de pereza social, no hay mejor recurso que un libro. Existen muchos tratados filosóficos que abordan las cuestiones del tiempo en la sociedad. También hay quienes escriben sólo el legítimo derecho al descanso en las sociedades de consumo y producción constante. Hace algunos años el periodista canadiense Carl Honoré expresó que vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir, que estamos atrapados en la cultura de la prisa y de la falta de paciencia, en un estado constante de hiperestimulación e hiperactividad que nos resta capacidad de gozo, de disfrutar de la vida. La consecuencia de vivir en este constante estado acelerado nos lleva a llenar nuestra existencia con nimiedades que no dejan tiempo para afrontar lo esencial. 

 

mavarrosa joaquin sorolla
Malvarrosa, Joaquín Sorolla

 

A pesar de que nuestro modo de pensamiento rápido pueda resultar adaptativo en muchas circunstancias, la falta de reflexión y de sosiego nos aboca a la irracionalidad y a las malas decisiones. Esto es realmente peligroso en todo en lo que atañe a la determinación de los fines y a la organización de la vida en común. Sesgos como los de disponibilidad, polarización grupal, confirmación, género y raciales, provocan un efecto deformante sobre el juicio humano que conduce muchas veces a un miedo excesivo hacia acontecimientos improbables y, a la vez, una confianza infundada hacia situaciones que plantean un peligro genuino.

La prisa en la que vivimos no responde casi nunca a que tengamos cosas importantes que hacer con urgencia, sino a los requerimientos de un modo de vida que trata de mantenernos distraídos y ocupados todo el tiempo. Es imposible terminarlo todo en nuestras sociedades del rendimiento, da igual si nos proponemos mucho o poco. La impresión de no poder concluir nunca algo satisfactoriamente conduce a un remolino que nos hunde incesantemente. Nos falta tiempo; para todo lo que hacemos, utilizamos menos tiempo y sin embargo tenemos menos tiempo que la generación anterior. Cuanto más nos apresuramos, menos tiempo nos queda. Y el tiempo se convierte en un instrumento de dominación porque hay una insatisfacción constante por el tiempo (supuestamente) desperdiciado.

 

redes de pesca sorolla
Redes de pesca de Joaquín Sorolla ,1893

Por eso, la lección de Momo de Michael Ende es tan simple, sencilla y contundente. El libro trata de lo que vivimos en la actualidad, pero escrito muchos años atrás: la prisa, la competitividad malsana, la sensación de estar perdiendo el tiempo si uno no hace lo mismo que los demás y siendo doblemente productivo. Habla de la incomunicación, de la incapacidad para disfrutar de momentos sencillos con personas queridas, de una visionaria dificultad para conectar los unos con los otros, de este automatismo global y esta mecanización de rutinas que nos va convirtiendo en seres grises y que termina debilitando incluso a las personas que por dentro emanaban arco iris enteros de colores y respeto por lo verdaderamente valioso.

¿Y qué es lo verdaderamente valioso? Esa es la pregunta sobre la que cada capítulo de Momo recae. Desde luego, lo valioso no es el dinero (cubiertas las necesidades básicas). Tampoco lo es el tiempo en sí mismo, sino el buen uso que se haga de él. No es valioso ser un esclavo del trabajo, ni del chantaje, ni de la imitación al prójimo. No son valiosas las etiquetas, el encasillamiento, los prejuicios ni las apariencias. Lo importante está detrás de lo que cada uno elige para ser pleno y feliz, pero desde el reconocimiento de las capacidades y las condiciones propias de nuestra vida. 

Gracias a Pijama Surf

Por 

Cultura Inquieta logo