Diez cualidades de los constructores del futuro, según Frank Lloyd Wright

El excéntrico arquitecto desarrolló un programa educativo basado en cualidades tan artísticas como espirituales.

 

frank lloyd wright
Frank Lloyd Wright

Controvertido arquitecto y artista, Frank Lloyd Wright marcó un antes y un después en el mundo de la arquitectura. Combinó nuevos enfoques y materiales de construcción con ideas igualmente flexibles e innovadoras. 

Tras sus inicios como contratista en proyectos públicos y privados como los Midway Gardens de Chicago y el Imperial Hotel de Tokio, con la debacle de la Gran Depresión a partir de 1929 se produce un cambio drástico en su forma de trabajar. En 1932, ya con una familia rota y un intento de suicidio en su pasado, Frank Lloyd Wright puso en marcha una idea que hubiera sido difícil de prever: la creación de una escuela.

 

casa cascada
Casa de la Cascada, Pensilvania

Igual a su obsesión por integrar los paisajes con los espacios "abiertos" dentro de sus construcciones, estaba Taliesin Fellowship. La fundación con sede en Wisconsin propuso un nuevo modelo para la formación de arquitectos y artistas. Era uno en el que se debían considerar los aspectos técnicos de la construcción, así como los aspectos personales e incluso espirituales de los estudiantes.

La tarifa de entrada no era "espiritual" en absoluto, ya que la escuela era más cara para asistir que Yale o incluso Harvard. Pero las tareas de los estudiantes incluían no solo el estudio de los modelos de arquitectura de Wright, sino también el trabajo en los campos cultivando, limpiando y presentando obras cortas para los invitados de su excéntrico maestro.

 

frank lloyd wright guggenheim de nueva york 2
El Museo Guggenheim de Nueva York reúne una de las colecciones más importantes de arte moderno. Esta es una imagen del interior.
Foto: © Solomon R. Guggenheim Museum

De este   programa pedagógico sui generis surgieron las diez cualidades que Wright pontificó eran necesarias no solo para la construcción de edificios, sino para sociedades enteras (la lista fue rescatada por OpenCulture). De acuerdo con su teoría de la arquitectura orgánica, y aunque no siempre los practica el propio maestro, estos indicadores forman tanto una ética como una estética de las cualidades deseables en los futuros constructores, quienes a través del material deben (trans)formar tanto el espacio como la sociedad:

I. Un ego honesto en un cuerpo sano – buena correlación 
II. Amor a la verdad ya la naturaleza 
III. Sinceridad y coraje 
IV. Capacidad de acción 
V. El sentido estético 
VI. Valoración de la obra como idea y de la idea como obra 
VII. Fertilidad de la imaginación 
VIII. Capacidad de fe y rebelión 
IX. Desprecio por la elegancia común (inorgánica) 
X. Cooperación instintiva

h/t: Faena Aleph

Por 

Cultura Inquieta logo