Un estudio afirma que las personas que idolatran a celebridades tienen menor capacidad cognitiva

¿No te pierdes ningún trending topic de tu actriz favorita? ¿Harías lo que fuera por un autógrafo de tu deportista preferido? ¿Empapelas tu cuarto con pósters de tu músico predilecto? ¿Activas las notificaciones de Instagram del famoso de turno?

El fenómeno fan es más antiguo de lo que piensas, ya en la Antigua Grecia se idolatraba a carismáticos filósofos y a célebres deportistas que competían en las Olimpiadas. Aunque, desde hace muy poco la ciencia nos ha revelado un dato poco favorecedor para todos aquellos que se obsesionan con las celebridades.

 

estudio idolatrar famosos menos capacidades cognitivas 1
Rosalía, la cantante española más internacional en un concierto del Motomami Tour.

 

Un reciente estudio publicado en la revista BMC Psychology arroja que la gente obsesionada con los famosos tienden a obtener malos resultados en pruebas de capacidad cognitiva. Aunque el culto a las celebridades parece estar vinculado a unas capacidades intelectuales más pobres, aún no está claro si esta fascinación por los iconos culturales es causa o consecuencia de estas habilidades reducidas.

Los psicólogos Lynn E. McCutcheon, Ágnes Zsila y Zsolt Demetrovics, de Hungría reclutaron a 1.763 adultos húngaros para una encuesta en línea, que incluía una serie de pruebas de inteligencia diseñadas para evaluar dos aspectos diferentes de la cognición.

 

estudio idolatrar famosos menos capacidades cognitivas 2
La célebre pareja formada por el futbolista Cristiano Ronaldo y la influencer Georgina Rodríguez.

 

El primero de ellos pretendía evaluar la "inteligencia cristalizada" mediante la comprobación del vocabulario de los participantes, mientras que para medir la "inteligencia fluida" se utilizó una prueba de símbolos numéricos. Los participantes también rellenaron el cuestionario de la Escala de actitud hacia los famosos, para definir su nivel de obsesión por los mismos.

Aquellos cuyo interés por las estrellas se limitaba a comentar la vida de los famosos con los amigos se clasificaron como fans "sociales del entretenimiento". El siguiente nivel, definido como "intenso-personal", implicaba pensar compulsivamente en los famosos. El nivel más alto de obsesión se denominó "límite-patológico". Las personas de esta categoría tendían a estar de acuerdo con afirmaciones como "si tuviera la suerte de conocer a mi famoso favorito y éste me pidiera que hiciera algo ilegal como favor, probablemente lo haría".

 

estudio idolatrar famosos menos capacidades cognitivas 3
Harry Styles, uno de los cantantes del momento.

 

Los investigadores también evaluaron el nivel de riqueza material y autoestima de cada participante. Los científicos descubrieron que los niveles más altos de obsesión por las celebridades se asociaban con puntuaciones reducidas tanto en la inteligencia cristalizada como en la fluida, y que esta tendencia se mantenía incluso cuando se tenían en cuenta otros factores demográficos.

Sin embargo, los modelos de regresión lineal no indicaron que la veneración hacia los famosos causara realmente este descenso de las capacidades cognitivas, lo que hace difícil discernir exactamente el porqué de esta asociación. Especulando sobre la naturaleza de este vínculo, los autores del estudio postulan que el fanatismo por las celebrities puede dificultar las capacidades cognitivas debido al intenso nivel de concentración y atención que se requiere para mantener este "vínculo emocional unilateral".

 

estudio idolatrar famosos menos capacidades cognitivas 4
La ex-pareja más famosa formada por Kim Kardashian y Kanye West.

 

Por otro lado, postulan que las personas con mayores niveles de inteligencia pueden ser menos propensas a admirar a los famosos debido a una mayor capacidad para reconocer las "estrategias de marketing que hay detrás de una persona famosa".

 

estudio idolatrar famosos menos capacidades cognitivas 5
La pareja más popular entre la generación Z formada por los actores Zendaya y Tom Holland.

 

En última instancia, concluyen que se necesita más investigación para determinar si la obsesión por los famosos es la causa o la consecuencia de una menor inteligencia. Resumiendo sus conclusiones, explican que "la adoración de los famosos puede considerarse un factor que contribuye a alterar el rendimiento cognitivo, además de -e independientemente de- la educación, la edad y la riqueza material, aunque otros factores pueden ser predictores más fuertes del rendimiento cognitivo".

 

Por