10 inspiradoras madres del cine independiente

Protectoras, entregadas y fieles, enfermas, independientes, llenas de miedos, generosas, terribles, adolescentes, ausentes e incluso madres que no querían ser madres. Son algunos ejemplos de madres, ya que ser madre es una parte más en la identidad infinita de una persona y no hay nada establecido al respecto. El cine nos ha regalado momentos maravillosas entre madres e hijos y, entre todos ellas, hemos elegido 10 historias que nos inspiran especialmente.

 

1. Fargo – Joel Coen, 1996

Marge Gunderson (Frances McDormand) se pone al frente de la investigación de un curioso suceso que ha tenido lugar en la ciudad de Fargo embarazada de su primer hijo, donde han aparecido tres personas muertas en extrañas condiciones. Detrás de ese aspecto vulnerable y encantador, se esconde una mujer valiente, humilde y luchadora. Nos encanta Frances. Nos encanta Fargo.

Fargo culturainquieta

 

2. Tenemos que hablar de Kevin (We need to talk about Kevin)- Lynne Ramsay, 2011

Freud en esta historia no daría abasto. Un hijo sociópata y una madre que lucha por querer a su retoño y qu vive maternidad como un tormento.  La maravillosa Tilda Swinton, nos rompe de lleno el tabú de la maternidad vista como algo positivo y plantea que una madre puede no amar a su hijo, el epílogo pretende justificar todas las maldades del niño a través precisamente del comportamiento de la madre. Quien esté dudando sobre tener o no tener hijos, mejor que vea (o que no vea) esta película.

tenemos que hablar de kevin culturainquieta

 

3. Réquiem por un sueño (Requiem for a dream) – Darren Aronofsky, 2000

Es el caso del personaje impecablemente interpretado por Ellen Burstyn. Sara (Burstyn) es una mujer viuda cuyo hijo (Jared Leto) sufre una fuerte adicción a la heroína que apenas la visita. En ambos personajes están contenidos casi todos los trastornos psicológicos imaginables. Sara presenta el trastorno de ansiedad de separación, cuando su esposo muere, ella se vuelve adicta a la televisión. La televisión le crea una obsesión por su peso y decide hacer dietas, pero debido a la desesperación acude con un “médico” y le receta anfetaminas. Sara sin darse cuenta se vuelve dependiente de las anfetaminas y empieza a tener alucinaciones. Desde luego el sueño es más bien una pesadilla.

Requiem culturainquieta

 

4.Los chicos están bien (The kids are all right) – Lisa Cholodenko, 2010

El brillante guión de Lisa Cholodenko y Stuart Blumberg nos trae la historia de un matrimonio de lesbianas (Annette Bening y Julianne Moore) que han decidido tener a sus dos hijos a través de inseminación artificial procedente del mismo donante. Cada una de ellas ha dado a luz a uno de los jóvenes y, los chicos, se empezarán a preguntar quién es su padre biológico (Mark Ruffalo). Una historia divertida, entrañable y cotidiana que nos define lo que es la familia y el amor.

Los chicos estan bien culturainquieta

 

5-. Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine) – Jonathan Dayton, Valerie Faris, 2006

No podíamos olvidarnos de la involvidable tragicomedia Pequeña Miss Sunshine. Sheryl Hoover (Toni Collette) es una madre de familia agotada de tirar de todos los miembros. Aún así, Sheryl desprende amor absoluto por todos ellos y lucha por conseguir lo mejor para su hija de siete años, Olive (Abigail Breslin) cuando ésta es seleccionada para participar en un concurso de belleza en California. La familia al completo emprende un viaje en el que la aceptación y el amor por las cosas sencillas de la vida se convierten en la principal lección.

Little Miss Sunshine culturainquieta

 

6. Precious – Lee Daniels, 2009

Dura e inspiradora al mismo tiempo, Precious narra la vida de la joven Clarieece, una adolescente de 16 años, obesa y analfabeta, que espera su segundo hijo, fruto de los abusos de su propio padre, desaparecido. Residente en el barrio de Harlem, Clarieece “Precious” vive con su madre, Mo´Nique, que es  drogadicta, que no sale de su casa y lo único que hace es comer y ver la tele y que vierte sin mesura toneladas de culpabilidad sobre su frágil hija.

Precious culturainquieta

 

7. Bailar en la oscuridad (Dancer in the dark) – Lars von Trier, 2000

La artista islandesa Björk sorprendió a quienes solo conocían su faceta musical con esta dramática historia acerca de una madre, Selma, que padece una enfermedad hereditaria degenerativa que le está ocasionando la pérdida de la visión y hace hasta lo indecible por juntar dinero para pagar una operación a su hijo Gene. La película es un musical moderno de intensas imágenes y conmovedor desenlace. Joya dirigida por uno de los padres del Dogma 95 capaz de apagarnos el corazón durante unas horas, incluso días...

Bailar en la oscuridad culturainquieta

 

8. Good Bye, Lenin!’ -Wolfgang Becker, 2003

Brillante comedia protagonizada por Daniel Brühl en la que era especialmente peculiar la relación entre la madre y el hijo, sobre todo porque éste mantenía para ella una gran mentira histórica. Es el año 1989 y ha caído el Muro de Berlín, pero su madre, una comunista convencida que acaba de salir de un coma, no debe saberlo o sufrirá un sobresalto del que tal vez no pueda recuperarse. Amor filial sin recortes.

Good bye lenin culturainquieta

 

9.El soplo al corazón-Louis Malle, 1971

Película inolvidable de Louis Malle, que contaba el amor incondicional de un chico de catorce años por su madre. Laurent Chevallier (interpretado por un irrepetible Benoît Ferreux) se enamoraba de su madre, la actriz Lea Massari, que está con él en unas termas, donde el chico se recupera de una afección cardiaca. Con el paso de los días la relación entre ellos se va haciendo más íntima. Sublime historia del primer amor.

El soplo en el corazon culturainquieta

 

10.- Boyhood – Richard Linklater, 2014

Y acabamos con esta maravilla y con Patricia Arquette como madre íntegra y primorosamente real . Rodada durante 12 años, Boyhood nos muestra prácticamente a tiempo real lo duro que es desempeñar a la perfección la figura materna en el seno de una familia y más cuando se trata de sacar a los hijos adelante siendo madre soltera. Además, Arquette es en la vida también madre soltera y demuestra en la pantalla su buen hacer desnundando su alma ante nuestros ojos. Nos encanta la última consversación entre madre e hijo, tan honesta que nos rompe por dentro. Una oda a la maternidad con sus renuncias, sus amaneceres y sus ocasos.

Boyhood culturainquieta

Despedida:

Es el peor día de mi vida.
- ¿De qué hablas?
- Sabía que llegaría este día. No sabía que estarías tan contento de marcharte.
- No estoy tan contento. ¿Qué esperabas?
- ¿Sabes qué empiezo a entender? Que mi vida se va a ir así. Esa serie de hitos:
Casarme, tener hijos, divorciarme...La época en que creímos que eras disléxico, cuando te enseñé a montar en bicicleta...Mi segundo divorcio. Sacarme el máster. Encontrar el trabajo que quería. Enviar a Samantha a la universidad. Enviarte a ti a la universidad. ¿Sabes qué viene después? ¡Mi maldito funeral!
- ¡Vete ya! ¡Y deja mi foto!
- ¿No te estás adelantando 40 años o algo así?
- Es que pensé que habría más.

 

via Sundance Channel

Cultura Inquieta logo